22 poemas cortos para leer y sorprender a los niños


Marián Ortiz
Marián Ortiz
Especialista en Medios Audiovisuales

Leer poesía es ideal para estimular el aprendizaje de los niños. Además de aumentar su vocabulario, los poemas infantiles favorecen la memoria y el recuerdo a través del ritmo y la rima. También son excelentes para acercar la literatura a los más pequeños.

Aquí te proponemos una selección de 22 poemas cortos para compartir con los niños. Una lista de poemas infantiles comentados, de temática diversa y distintos autores, con los que podrán dejar volar su imaginación mientras se divierten.

Ilustración de dos niños leyendo

1. El gallo despertador, de Gloria Fuertes

Kikirikí,
estoy aquí,
decía el gallo
Colibrí.

El gallo Colibrí
era pelirrojo,
era su traje
de hermoso plumaje.

Kikirikí
Levántate campesino,
que ya está el sol
de camino.

Kikirikí
Levántate labrador,
despierta con alegría,
que vienen el día.

Kikirikí
Niños del pueblo
despertad con el ole,
que os esperan en el “cole”.

El pueblo no necesita reloj,
le vale el gallo despertador.

Temática: animales

Los poemas de Gloria Fuertes siempre son ideales para admirar la belleza en lo cotidiano. En este poema sobre animales destaca el uso de la onomatopeya, con la que los niños lograrán mantener la atención mientras lo leen en voz alta o lo escuchan.

2. Caricia, de Gabriela Mistral

Madre, madre, tú me besas,
pero yo te beso más,
y el enjambre de mis besos
no te deja ni mirar...

Si la abeja se entra al lirio,
no se siente su aletear.
Cuando escondes a tu hijito
ni se le oye respirar...

Yo te miro, yo te miro
sin cansarme de mirar,
y qué lindo niño veo
a tus ojos asomar...

El estanque copia todo
lo que tú mirando estás;
pero tú en las niñas tienes
a tu hijo y nada más.

Los ojitos que me diste
me los tengo de gastar
en seguirte por los valles,
por el cielo y por el mar…

Temática: maternidad

En su etapa como profesora, la autora chilena escribió poesía escolar. Este bello poema corto de su obra Ternura (1924), supone toda una declaración de amor a las madres. En él consigue despertar el afecto y la protección que solo las madres proporcionan a sus hijos, con sus cómplices gestos cotidianos.

También te puede interesar: 6 poemas fundamentales de Gabriela Mistral

3. Mariposa del aire, de Federico García Lorca

Mariposa del aire,
qué hermosa eres,
mariposa del aire,
dorada y verde.
Luz del candil,
mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
No te quieres parar,
pararte no quieres.

Mariposa del aire
dorada y verde.
Luz de candil,
mariposa del aire,
¡quédate ahí, ahí, ahí!...
¡Quédate ahí!
Mariposa, ¿estás ahí?

Temática: animales

Entre la creación de Lorca, encontramos poemas inspirados en su infancia en un ambiente rural granadino. En sus versos destacan los elementos de la naturaleza, en este caso este poema describe a una mariposa y sus colores.

4. Así es, de María Elena Walsh

El cielo es de cielo,
la nube es de tiza.
La cara del sapo
me da mucha risa.

La luna es de queso
y el Sol es de sol.
La cara del sapo
me da mucha tos.

Temática: naturaleza

Este breve poema de Maria Elena Walsh, autora argentina implicada en la literatura infantil, es ideal para evocar la naturaleza a los más pequeños. Al mismo tiempo, la rima ayudará a los niños a ejercitar la memoria y les resultará muy fácil de aprender.

5. La noche tiene sueños, de Graciela Pérez

La noche tiene sueños
hechos con luna
y una ilusión larguidulce
que te acuna.

La noche tiene juegos
para acunarte
mientras mamá te mira
acurrucarte.

La noche está repleta
de maravillas
que siembran los silencios
en zapatillas.

Junto a tu asombro
recién nacido
la noche se hace niño
en nuestro nido.

Y brillan las luces
del mundo entero
cuando mamá repite,
hijo, ¡te quiero!

Temática: amor maternal

Este poema contemporáneo de la escritora argentina Graciela Pérez, quien también ha dedicado parte de su trabajo a la literatura infantil, evoca el amor maternal de una madre a su bebé recién nacido. Unos versos que despiertan ternura y que son ideales para leer antes de ir a dormir.


6. ¡Buen viaje!, de Amado Nervo

Con la mitad de un periódico
hice un buque de papel,
y en la fuente de mi casa
va navegando muy bien.

Mi hermana con su abanico
sopla que sopla sobre él.
¡Muy buen viaje, muy buen viaje
buquecito de papel!

Temática: viajes

Los poemas sobre viajes son ideales para dejar volar la imaginación de los más pequeños hacia el mundo de la fantasía y desarrollar su creatividad.

En este caso, el poema evoca el periplo de un barquito de papel con ayuda de elementos que pueden resultar cotidianos para los más pequeños, por ejemplo una fuente, un abanico, o el propio buque de papel construido manualmente.

7. Los ratones, de Lope de Vega

Juntáronse los ratones
para librarse del gato;
y después de largo rato
de disputas y opiniones,
dijeron que acertarían
en ponerle un cascabel,
que andando el gato con él,
librarse mejor podrían.

Salió un ratón barbicano,
colilargo, hociquirromo
y encrespando el grueso lomo,
dijo al senado romano,
después de hablar culto un rato:
—¿Quién de todos ha de ser
el que se atreva a poner
ese cascabel al gato?

Temática: animales

Este poema, de uno de los autores más representativos del Siglo de Oro español, no es exclusivamente para niños. Aunque la historia que cuenta, en la que los animales protagonistas aparecen personificados, puede llamar mucho la atención a los más pequeños.

Además, transmite una importante moraleja que permite reflexionar sobre la resolución de problemas: de nada sirve tener una buena idea si no se ponen en práctica.

8. Canción del niño que vuela, de José Sebastián Tallón

El niño dormido está,
¡y qué sueño está soñando!
¿Qué sueña? Sueña que vuela.
¡Qué bien se vuela soñando!

Abre los brazos, los mueve
como un ave, y va volando…
¿Qué sueña? Que no es un sueño.
¡Qué bien se sueña volando!

En la cuna quieto está.
Pero sonríe, soñando.
¿Qué sueña? Que vuela, vuela.
¡Qué bien se vuela soñando!

Temática: fantasía, sueños

Entre las creaciones del poeta José Sebastián Tallón, primer autor argentino dedicado a la literatura infantil, encontramos este divertido poema. En él se alude al mundo de la fantasía y los sueños de los más pequeños.

9. Canción de cuna de los elefantes, de Adriano del Valle

El elefante lloraba
porque no quería dormir…
—Duerme, elefantito mío,
que la luna te va a oír…

—Papá elefante está cerca;
ya se le oye mugir;
duerme, elefantino mío,
que la luna te va a oír…

El elefante lloraba
(¡con un aire de infeliz!),
y alzaba su trompa al viento…
Parecía que la Luna
se limpiaba la nariz…

Temática: sueños

Los poemas infantiles pueden ser ideales para leer antes de dormir. Esta composición de del poeta sevillano Adriano del Valle utiliza la personificación, se introduce en el mundo infantil utilizando a un animal como el elefante. En este caso, al igual que los niños en el mundo real, un pequeño elefante no puede conciliar el sueño.

10. Ayer guardé el Sol en una caja, de Edith Vera

Ayer guardé el Sol en una caja
y el día se nubló.

Lo saqué entonces de la caja aquella
y el día se aclaró.

El sauce que lloraba,
rio.

Temática: naturaleza

La autora argentina Edith Vera dedicó buena parte de su vida a la docencia. Tenía especial sensibilidad a esta profesión y se ocupó a la producción de poesía por y para las aulas. Estos versos son ideales para aprender sobre el cambio del tiempo, dependiendo de la presencia o no del sol.

11. Doña primavera, de Gabriela Mistral

Doña Primavera
viste que es primor,
viste en limonero
y en naranjo en flor.

Lleva por sandalias
unas anchas hojas,
y por caravanas
unas fucsias rojas.

Salid a encontrarla
por esos caminos.
¡Va loca de soles
y loca de trinos!

Doña Primavera
de aliento fecundo,
se ríe de todas
las penas del mundo...

No cree al que le hable
de las vidas ruines.
¿Cómo va a toparlas
entre los jazmines?

¿Cómo va a encontrarlas
junto de las fuentes
de espejos dorados
y cantos ardientes?

De la tierra enferma
en las pardas grietas,
enciende rosales
de rojas piruetas.

Pone sus encajes,
prende sus verduras,
en la piedra triste
de las sepulturas...

Doña Primavera
de manos gloriosas,
haz que por la vida
derramemos rosas:

Rosas de alegría,
rosas de perdón,
rosas de cariño,
y de exultación.

Temática: estaciones del año

La primavera viste de colores a la naturaleza, Gabriela Mistral ofrece en estos versos esa transformación. Se vale del uso de la personificación, la primavera es como una mujer capaz de renovar todo a su paso, transformar penas en alegrías. A través de este recurso, los más pequeños pueden imaginar y comprender de forma amena las características de la primavera.

12. Crepúsculo, de Baldomero Fernández Moreno

El cielo azul
con nube blanca.

El cielo azul
con nube rosa.

El cielo azul
con nube de oro.

Y un pajarito negro.

Temática: naturaleza

Estos versos sencillos del poeta y médico argentino Baldomero Fernández Moreno, destacan por la observación y descripción de algo cotidiano como es el crepúsculo. Lo hace pasando por los diferentes colores que adquiere el cielo antes de la salida y la puesta de sol.

13. El verano viene, de Aída Berenguer

Con el sol jugando;
corre, corre, corre,
corre, que te alcanzo.
El verano quiere
jugar con la playa;
corre, corre, corre,
que te moja el agua.
El verano quiere
jugar con los niños;
corre, corre, corre,
corre que te pillo.
El verano viene
lleno de emociones;
corre, corre, corre,
que ya hay vacaciones.

Temática: estaciones del año

El verano es una de las estaciones favoritas de los más pequeños. Este poema contemporáneo logra transmitir la sensación de diversión y disfrute del período estival en sus versos.

14. En el día del cumpleaños, de Germán Berdiales

1, 2. 3,
4, 5 y 6
es la cuenta, larga cuenta
de mis años.

Si la saco
con ayuda de los dedos:
Tengo 1, tengo 2 y tengo 3,
tengo 4, tengo 5 y… ¡Falta el 6!

Porque tengo tantos años
que esta vez
no me alcanzan los deditos
de la mano.

1, 2 y 3,
4, 5 y 6,
es la cuenta, larga cuenta,
de mis años.

Temática: cumpleaños

En su carrera como docente, Germán Berdiales dedicó parte de su tiempo a escribir poemas infantiles. Este es uno de ellos, el cual resulta ideal para recitar en el día de su cumpleaños. Además, contiene repeticiones que llamarán la atención de los más pequeños y refiere directamente a los dedos de la mano, lo que permitirá poder realizar un juego de interacción con ellos.

15. Otoño llegó, de Gloria Fuertes

Otoño llegó, marrón y amarillo.
Otoño llegó y hojas secas escampó.
El viento de otoño sopla soplará,
con las hojas secas me dejan jugar.

Temática: estaciones del año

El otoño llega devolviendo a la naturaleza los colores amarillos, anaranjados y marrones. Este poema de Gloria Fuertes describe las características de esta estación. Su brevedad y musicalidad permitirá a los más pequeños recordarlo con facilidad.

16. La rama, de Octavio Paz

Canta en la punta del pino
un pájaro detenido,
trémulo, sobre su trino.

Se yergue, flecha, en la rama,
se desvanece entre alas
y en música se derrama.

El pájaro es una astilla
que canta y se quema viva
en una nota amarilla.

Alzo los ojos; no hay nada.
Silencio sobre la rama,
sobre la rama quebrada.

Temática: animales

Si bien Octavio Paz no escribió particularmente para el lector infantil, hay poemas como este que pueden trabajarse con niños. Los versos permiten imaginar al niño algo tan cotidiano en la naturaleza como un pájaro posado sobre la rama de un árbol. También su canto y movimiento.

Te puede interesar: 16 poemas imperdibles de Octavio Paz

17. Sol de invierno, de Antonio Machado

Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.

Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en un tonel pintado
de verde, la palmera.

Un viejecillo dice,
para su capa vieja:
«¡El sol, esta hermosura
de sol!...» Los niños juegan.

El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo, casi muda,
la verdinosa piedra.

Temática: estaciones del año

Antonio Machado escribió algunos poemas referidos a las estaciones del año. Este, sin duda, es ideal para presentarle el invierno a los más pequeños, cuyos simbólicos versos evocan con nostalgia un recorrido por un parque durante un día invernal.

18. Caracola, de Róbinson Saavedra Gómez

¿Sabes? En esta bella caracola
viven los pájaros del mar.
¿Lo dudas? Ponla sobre tu oído:
¡La sentirás cantar!

Aunque tal vez… pudiera ser una guitarra
con un bosque de pinos por garganta.
Pero no… Escucha bien:
¡Es el mar el que canta!

Temática: naturaleza

El autor chileno dedicó parte de su obra a la poesía para niños. En su poesía cabe la naturaleza, un ejemplo es este poema donde alude al mar y sus sonidos.

19. ¡A la plaza!, de Miguel Moreno Monroy

Vamos todos a jugar
a la plaza del lugar.

Corremos, saltaremos,
cantaremos, volaremos.
—¿Muy bajito?
Alto, alto en el columpio
como vuela el pajarito.

Vamos todos a jugar
a la plaza del lugar.

Vuela, globo, sube, sube,
con el viento hasta la nube.
— ¿Despacito?
Ligerito, tan ligero
como sube el pajarito.
Vamos todos a jugar
a la plaza del lugar.

Cantaremos,
correremos,
¿saltaremos?
¡Volaremos!

Temática: juego

Jugar es el verbo que mejor define la infancia. Este poema del autor chileno Miguel Moreno Monroy, quien dedicó parte de su vida a la profesión de maestro, invita directamente a los más pequeños a pasar un rato de diversión.

20. Las cinco vocales, de Carlos Reviejo

Con saltos y brincos
Del brazo las cinco
Muy poco formales
Vienen las vocales
¿Las conoces tú?:
a, e, i, o, u.

A, grita que grita,
se enfada y se irrita
Y se va al teatro.
Sólo quedan cuatro.

E, llama que llama,
Se marcha a la cama
Con dolor de pies.
Sólo quedan tres.

I, chilla que chilla,
Se sube a una silla
Porque ve un ratón
Sólo quedan dos.

O, rueda que rueda
Sálvese quien pueda
Rodando se esfuma.
Sólo queda una.

U, muy asustada,
Se ve abandonada
Y se va a la luna.
No queda ninguna.
¿Las recuerdas tú?:
a, e, i, o, u.

Temática: las vocales

Los poemas pueden ayudar a los más pequeños adquirir nuevos conocimientos. Esta composición contemporánea del autor español Carlos Reviejo, fomenta el aprendizaje de las cinco vocales. Cada uno de sus versos presenta a una de ellas de manera lúdica, valiéndose de la rima y la musicalidad.

21. La casa sobre el mar, de Clara Solovera

¡Cierra, niña, los cristales,
que se entran las gaviotas!
Acuérdate que esta casa
no es casa como las otras.

Que puede ser un fanal
que puede ser una rosa
de los vientos sobre el mar
encallada entra las rocas…

¡Cierra, niña, los cristales,
que se van a entrar las olas…
e igual como ayer la espuma
vendrá a salpicarte toda…!

Ayer se quedó entornado
el ventanal de la alcoba,
entraron las golondrinas
que iban jugando a la ronda.

Temática: naturaleza

La pedagoga chilena Clara Solovera fue compositora de música folclórica popular de su país, también de rondas infantiles. En este poema se alude a un palafito, una casa cuyos pilares se levantan sobre el agua del mar, típicas de algunas poblaciones de Chile.

22. Versitos para descalzarnos, de Elsa Bornemann

Descalzos y libres
—patitas al viento—
los animalitos
caminan contentos.

¿Acaso la ardilla
usa zapatillas?
¿Galochas el sapo?
¿Sandalias el gato?
Ni patos ni patas
calzan alpargatas…
¡ni hay puercoespines
que llueven botines!

¡Andemos descalzos
—aunque sea un rato—,
olvidemos juntos
medias y zapatos!
Descalzos y libres.

¡A tierra los pies!
(sentir su caricia
siquiera una vez…).

¡Vaya travesura!
—chicos de ciudad…—
Descalza la siesta,
pies en libertad…

Temática: animales

La autora argentina Elsa Bornemann dedicó parte de su obra a la literatura infantil, también estuvo implicada en la labor docente. Este divertido poema invita a los niños a descalzarse, experimentar esa sensación de libertad, para ello hace referencia a diferentes animales.

Referencias:

  • Allende, A., & Diéguez, V. (1999). Poemas y cantares de América y el mundo. Andrés Bello.
  • De Oyenard, S. P. (2001). Pajaroflor. Andrés Bello.
  • Fuertes, G. (1995). La selva en verso. Susaeta Ediciones, S.A.
  • Izquierdo, R. R., & Carcamo, Z. M. (1998). Animalfabeto. Andrés Bello.
  • Lorca, G. F. (2004). Canciones, Poemas y Romances Para Niños. Octaedro.
  • Machado, A., & Caudet, F. (2007). Antonio Machado para niños. Ediciones de la Torre.
  • Mistral, G. (1998). Poesia Infantil. Andres Bello Editional.
  • Monroy, M. M. (1993). Paraíso de papel. Universitaria.
  • Reichardt, C. B., & Rovira, C. M. (1993). Un ratón de biblioteca. Alianza Editorial.
  • Solovera, C. (2009). Poemas y rondas de Clarita. Zig-Zag.
  • Zeballos, D. (2020). Antología de poesía infantil. Zig-Zag.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

Marián Ortiz
Marián Ortiz
Graduada en Comunicación Audiovisual (2016) por la Universidad de Granada, con máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual (2017) de la Universidad de Sevilla.