15 poemas vanguardistas fascinantes explicados


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Especialista en Artes, Literatura Comparada e Historia

Los poetas vanguardistas irrumpieron en el panorama literario de la primera mitad del siglo XX para romper con las reglas de composición poética tradicional. Usaron diversos recursos, como el verso libre, la prosa, nuevos ritmos sonoros, la experimentación semántica y tipográfica y la asociación de la palabra escrita con la imagen plástica.

Gracias a la poesía de vanguardia, y al espíritu rupturista y modernizador que la inspiró, la poesía renovó y amplió sus posibilidades expresivas. En los siguientes ejemplos de poemas, te explicamos cómo se expresó el espíritu vanguardista de la poesía en algunos de sus mejores poemas.

1. El adiós, Guillaume Apollinaire

Guillaume Apollinaire fue un poeta ubicado en la transición entre el siglo XIX y el XX, cuya poesía tuvo un sentido de ruptura con la tradición poética. En El adiós, Apollinaire nos conmueve con sus imágenes melancólicas ante la despedida, al tiempo que rompe con las formas convencionales del verso y la rima.

Recogí esta brizna en la nieve
Recuerda aquel otoño
En breve
No nos veremos más
Yo muero
Olor del tiempo brizna leve
Recuerda siempre que te espero

2. Mar, Filippo Tomasso Marinetti

Filippo Tomasso Marinetti fue impulsor del movimiento de vanguardia conocido como futurismo. Este movimiento, nacido en 1909, rendía culto a la era de la máquina, y se caracterizó por su deseo de barrer con la civilización del pasado. En términos literarios, esto se expresó en la ruptura de la sintaxis y los signos de puntuación, y en la exaltación del movimiento como fuerza dinamizadora, como en este poema, llamado Mar.

¡Oh grande, rebelde y feroz mar¡
Mar vengador,
mar como huele incoloro… ¡Anda¡ ¡salta¡
saltar con salto elástico
hasta las nubes, hasta el cenit.

¡… Y luego botar y rebotar, sin cansarte
como una enorme bola¡
¡ Inundar orillas, puertos, muelles, agachados
como búfalos bajos sus retorcidos cuernos de humo¡
… Aplasta, oh mar, las ciudades con sus corredores de catacumbas
y aplasta eternamente a los viles,
los idiotas y los abstemios, y siega, siega
de un solo golpe las espaldas inclinadas de tu cosecha.

Machucar los pozos de los millonarios,
tocándolos como tambores,
y lanzar, lanzar, mar vengador,
nuestro cráneos explosivos entre las piernas de los reyes.
Y decid, Vagabundos y bandidos
si no es este el boliche que esperabais.

Ver también Futurismo

3. Hermosa juventud, Gottfried Benn

Hermosa juventud es un poema del alemán Gottfried Benn, incluido en su poemario Morgue (1912). Forma parte del movimiento conocido como expresionismo. El poema destaca por la forma violenta y desgarradora en que contrapone la juventud y la muerte. No hay un cuerpo humano al que evocar y lamentar, sino un cuerpo muerto. Y de este, surgen ratas que también enfrentarán la muerte. El poeta rompe las convenciones formales y temáticas al exponer imágenes contrastantes, grotescas y paradójicas al invertir lo esperado.

La boca de una chica que llevaba ya tiempo en un juncal,
parecía roída.
Cuando se le abrió el pecho, el esófago estaba
agujereado.
Por fin, entretejido debajo del diafragma,
un nido apareció con crías de rata.
Una de las pequeñas hermanitas había muerto.
Las otras vivían en base de hígado y riñones,
bebían la sangre fría y habían
pasado allí una hermosa juventud.
Y rápida y hermosa también llegó su muerte:
las tiraron al agua todas juntas.
Sus hociquines, ¡qué gritos daban!

Ver también Expresionismo

4. Corazón, corona y espejo, Guillaume Apollinaire

Al escritor Apolloinaire frecuentemente se le atribuye el título de cubista. Esto se debe a que coincidió con el cubismo pictórico y con algunos de sus elementos ruptirustas. Si en la pintura el cubismo había experimentado con tipografía en el lienzo, Apollinaire haría lo propio a la inversa: experimentaría con la imagen en el poema escrito por medio de sus famosos Caligramas, publicados en 1913. Esta práctica, cuyos antecedentes se remontan a la Edad Media, alcanza nuevas dimensiones en las vanguardias del siglo XX.

poemas vanguardistas

Ver también Cubismo

5. Recién llegado de Dieuze, Guillaume Apollinaire

Recién llegado de Dieuze es un caligrama de Apollinaire donde introduce otro elemento vanguardista: la escritura musical. Por ejemplo, la presencia del símbolo calderón o fermata, ubicado justo al lado de la expresión "alto ahí". Este símbolo es un indicador de una parada expresiva en la que se debe dejar que el sonido abajo indicado se expanda hasta silenciarse por sí mismo.

poemas vanguardistas

6. Triángulo armónico, Vicente Huidobro

Vicente Huidobro fue un escritor chileno creador de una vanguardia literaria llamada creacionismo. Incluso antes de Apollinaire, Huidobro ya había realizado algunos caligramas. Triángulo armónico es uno de los caligramas más conocidos del autor.

poemas vanguardista

Ver también Vanguardias literarias

7. Arte poética, Vicente Huidobro

El poema Arte poética de Vicente Huidobro se encuentra recogido en el libro El espejo de Agua, de 1916. El autor construye su representación del lenguaje y el poema. Huidobro anuncia el papel que le atribuye al poeta: un creador divino, un inventor de nuevas realidades, un dador de vida. Así, define la estética del creacionismo.

Que el verso sea como una llave
Que abra mil puertas.

Una hoja cae; algo pasa volando;
Cuanto miren los ojos creado sea,
Y el alma del oyente quede temblando.

Inventa mundos nuevos y cuida tu palabra;
El adjetivo, cuando no da vida, mata.

Estamos en el ciclo de los nervios.
El músculo cuelga,
Como recuerdo, en los museos;
Mas no por eso tenemos menos fuerza:
El vigor verdadero
Reside en la cabeza.

Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas!
Hacedla florecer en el poema ;

Sólo para nosotros
Viven todas las cosas bajo el Sol.

El Poeta es un pequeño Dios.

8. Dudas, Tristan Tzara

Tristan Tzara, exponente del movimiento dadaísta, se caracterizó por asociaciones extrañas de imágenes literarias, que buscan romper con las ideas preconcebidas en el afán de expandir la imaginación. En este poema, el poeta juega con los límites entre la verdad y la duda.

He sacado el antiguo sueño de la caja como sacas tú el sombrero
cuando te pones el traje de muchos botones
cuando agarras el conejo por las orejas
cuando regresas de cacería
como eliges la flor de la maleza
y al amigo de entre los cortesanos.

Mira lo que me pasó
cuando llegó la noche lentamente como una cucaracha
buena para muchos como remedio, cuando enciendo
en el alma el fuego de los versos
me acosté. El sueño es el jardín preparado para las dudas
no sabes lo que es verdad, lo que no lo es
te parece que es un ladrón y lo fusilas
y después te comunican que ha sido un soldado
así ocurrió conmigo exactamente
por esto te llamé para decirme -sin error
lo que es verdad- lo que no lo es

Ver también Dadaísmo

9. Karawane, Hugo Ball

En el dadaísmo, el espíritu de ruptura llegó al punto de romper con el lenguaje mismo y la significación, al menos en su sentido tradicional. Hugo Ball se arriesgó a ello con la publicación del primer poema fonético en 1917, que basa su interés apenas en la sonoridad de los fonemas.

poemas vanguardistas

10. Girándula, de Guillermo de Torre

Guillermo de Torre fue un escritor español inscrito en el ultraismo, además de historiador y crítico. Fue autor del libro Hélices, publicado en 1923, donde se incluye el caligrama Girándula. Como objeto, la girándula es una rueda que lleva encrustados algunos cohetes que se disparan en la medida que gira. Con este sentido, De Torre presenta este caligrama, aludiendo en forma y fondo a la imagen de la girándula.

poemas vanguardistas

11. Trinchera, Jorge Luis Borges

Trinchera forma parte de la etapa ultraísta de Jorge Luis Borges. El ultraismo fue un movimiento muy breve y el propio Borges acabó por renegar de él. Sin embargo, testimonios han quedado de la producción de este período del autor, que recibió también la influencia del expresionismo. Es el caso del poema Trinchera, en el que se percibe la angustia bélica y el fatalismo.

Angustia.
En lo altísimo una montaña camina.
Hombres color de tierra naufragan en la grieta más baja.
El fatalismo unce las almas de aquéllos
que bañaron su pequeña esperanza en las piletas de la noche.
Las bayonetas sueñan con los entreveros nupciales.
El mundo se ha perdido y los ojos de los muertos lo buscan.
El silencio aúlla en los horizontes hundidos.

Ver también: Cuento El Aleph de Jorge Luis Borges

12. Espergesia, César Vallejo

Al poeta peruano César Vallejo se le considera un innovador. Hizo uso del verso libre, y resignificó los símbolos de la cultura occidental, como los religiosos. Tal cosa ocurre en este poema, incluido en el libro Los heraldos negros (1919). El peso existencial y la tristeza de una suerte no abrazada se hacen presentes. El verso gana libertad y el ritmo se hace heterogéneo, con múltiples acentos sonoros.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que soy malo; y no saben
del diciembre de ese enero.
Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hay un vacío
en mi aire metafísico
que nadie ha de palpar:
el claustro de un silencio
que habló a flor de fuego.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Hermano, escucha, escucha…
Bueno. Y que no me vaya
sin llevar diciembres,
sin dejar eneros.

Pues yo nací un día
que Dios estuvo enfermo.

Todos saben que vivo,
que mastico… Y no saben
por qué en mi verso chirrían,
oscuro sinsabor de féretro,
luyidos vientos
desenroscados de la Esfinge
preguntona del Desierto.

Todos saben… Y no saben
que la luz es tísica,
y la Sombra gorda…
Y no saben que el Misterio sintetiza…
que él es la joroba
musical y triste que a distancia denuncia
el paso meridiano de las lindes a las Lindes.

Yo nací un día
que Dios estuvo enfermo,
grave.

Ver también 8 poemas de César Vallejo

13. Tus miembros van despegando, André Breton

André Breton fue el fundador del surrealismo y autor del Manifiesto surrealista de 1924. El movimiento, uno de los más influyentes de la historia contemporánea, se basaba en el psicoanálisis y aplicó el automatismo como medio de creación. En este poema, extraido de El aire del agua (1934), Breton ofrece diversas imágenes sugestivas y, sobre todo, vivaces que despiertan toda clase de asociaciones.

Tus miembros van desplegando a tu alrededor unas sábanas verdes
Y el mundo exterior
Hecho de puntos
No funciona ya las praderas han desteñido los días los campanarios se reúnen
Y el Puzzle social
Entregó su última combinación
Todavía esta mañana esas sábanas fueron apartadas hicieron vela contigo de un lecho prismático
En el castillo revuelto del sauce de ojos de lama
Para el cual con la cabeza abajo
Partí en otro tiempo
Sábanas almendra de mi vida
Cuando te vas el cobre de Venus
Inerva la hoja resbaladiza y sin bordes
Tu gran ala líquida
Se agita entre el canto de las vidrieras

14. Max Ernst, Paul Éluard

Paul Éluard fue un poeta del surrealismo. Mantivo una amistad muy estrecha con el artista plástico Max Ernst, también surrealista, junto a quien realizó diversos trabajos. La intimidad llegó al punto de construir una extraña relación en torno a Gala, mujer que antes de casarse con Dalí, estuvo casada con Élouard. A este pintor, Éluard dedica el siguiente poema, cargado de imágenes sugestivas.

En un rincón el incesto ágil
Gira en torno a la virginidad del vestido corto
En un rincón el cielo liberado
Entrega esferas blancas a las espumas de la tormenta
En un rincón más claro que la totalidad de los ojos
Esperan a los peces de la angustia
En un rincón el carruaje de verdor del verano
Gloriosamente inmóvil para siempre
Al brillo de la juventud
De las lámparas encendidas con retardo
La primera muestra senos que matan a los insectos rojos.

Ver también Surrealismo

15. Tú no sabe inglé, Nicolás Guillén

El cubano Nicolás Guillén es un insigne representante de la poesía antillana. Su estilo fue muy personal y reviste una novedad en cuando a estilo se refiere. Este poema forma parte del primer poemario de Guillén, llamado Motivos de son. Guillén exhibe su personalísimo estilo de escritura, que no tenía precedentes. Parte de sus esfuerzos residen en el rescate de la oralidad de los negros de las Antillas, pero es también un posicionamiento político en contra del imperialismo americano.

Con tanto inglé que tú sabía,
Bito Manué,
con tanto inglé, no sabe ahora
desí ye.

La mericana te buca,
y tú le tiene que huí:
tu inglé era de etrái guan,
de etrái guan y guan tu tri.

Bito Manué, tú no sabe inglé,
tú no sabe inglé,
tú no sabe inglé.

No te namore ma nunca.
Bito Manué,
si no sabe inglé,
si no sabe inglé.

Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, cantante, licenciada en Artes (mención Promoción Cultural), con maestría en Literatura Comparada por la Universidad Central de Venezuela, y doctoranda en Historia en la Universidad Autónoma de Lisboa.