Solo sé que no sé nada


Qué es Solo sé que no sé nada:

“Solo sé que no sé nada” o "solo sé que nada sé" es una famosa frase atribuida al filósofo griego Sócrates (470-399 a. de C.) que refleja lo consciente que estaba de su propia ignorancia.

La frase se atribuye al filósofo Sócrates, pero en vista de que no dejó prueba escrita, Platón —uno de sus discípulos— la plasmó en sus obras que contienen las enseñanzas del filósofo.

El libro Apología de Sócrates, en la cual Platón expone una versión del discurso de defensa de Sócrates ante los tribunales atenienses tras ser sentenciado a muerte, se recoge que la filosofía de Sócrates se basa en la admisión de su ignorancia, pues todo se conocimiento procede de no saber nada, tal como lo indica su frase: “solo sé que no sé nada”. En relación al origen de esta frase, existen dos vertientes:

  • Surgió de una conversación con los atenienses que Sócrates afirmó que no tenía buenos conocimientos, mientras que era visto por ellos como un sabio en diferentes áreas.
  • La frase en estudio fue expresada por Sócrates cuando el Oráculo de Delfos declaró que Sócrates era el hombre más inteligente de Grecia.

Existen testimonios que revelan que la frase en estudio es la versión sintética, por lo que se usa siempre la primera parte pero esta también puede ir acompañada de una segunda, presentando esta misma algunas variantes, como el siguiente caso: “solo sé que no sé nada y, al saber que nada sé, algo sé”, “solo sé que no sé nada, y esto cabalmente me distingue de otros filósofos, que creen saberlo todo”.

Análisis de la frase “solo sé que no sé nada”

Como tal, Sócrates con esta frase expresaba que su sabiduría no se basaba en hacer conocimientos sobre algo, sino se declaraba ignorante ante los individuos que lo acompañaban. Con el uso de su importante y famosa frase, Sócrates no se demostraba como portador del saber, sino con la voluntad de aprender cada día más.

Con esta frase se puede asumir que el individuo no tiene la verdad absoluta, sino que es importante que suma la posición de la disponibilidad y voluntad de aprender y adquirir conocimientos de diferentes temas. Asimismo, con esta frase es mejor asumir una posición de no poseer conocimientos sobre algún determinado tema, buscando cualquier aprendizaje sobre este, que hablar sin saber del contenido en desarrollo.  

En consideración de todo lo expresado anteriormente, aprender puede ser una forma de vida, con lo cual el individuo debe de admitir que no es bueno en algunas cosas y encontrar disponibilidad para aprender y mejorar cada día. También, a pesar de poseer conocimientos pueden ampliarlo a través de las ideas de otras personas.  

Para finalizar, el ignorante cree saberlo todo y tener la razón, en comparación con el sabio que reconoce que aún tiene mucho por aprender de los otros, y busca nutrirse o aprender de los conocimientos que posee los demás de su entorno, con el objetivo de ampliar conocimientos y ganar nuevas perspectivas dado que un tema puede verse de distintos puntos de vista.

El hecho de reconocer que los conocimientos no tienen límites, que no todo está plasmado o dicho, es lo que realzan a los sabios o personas inteligentes de los otros.

Método socrático

En primer lugar, Sócrates usaba como método el dialogo para llegar a la verdad, realizando preguntas a los interlocutores hasta que ellos mismos llegaran a una conclusión válida. Generalmente, la conclusión era que no sabían nada o muy poco.

Algunos filósofos afirmaban que el método socrático constaba de dos fases: ironía y mayéutica. Aunado con el razonamiento inductivo que ayudaría alcanzar la definición universal del término, objeto de investigación. En relación a la ironía, Sócrates tenía como objetivo en hacerle creer a su interlocutor su ignorancia para poder obtener conocimientos sobre algo, y en referencia al método mayéutica pretendía obtener una definición universal del objeto en investigación.