Robert Capa: fotografías y vida de un mito


Marián Ortiz
Marián Ortiz
Especialista en Medios Audiovisuales

Robert Capa es conocido por todos como uno de los más grandes fotógrafos de guerra del siglo XX.

Pero, este nombre no fue más que un seudónimo, una “tapadera” que escondía las ganas de triunfar y despertar conciencias en una sociedad mermada por el fascismo, la guerra y la desigualdad.

Entonces, ¿quién se escondía tras el mito de Robert Capa? ¿Qué pretendía transmitir a través de sus fotografías?

Conozcamos las imágenes más emblemáticas de Robert Capa y descubramos el gran enigma del genio del fotoperiodismo de guerra.

Guerra civil española: la cuna de un mito

Robert Capa escondía dos nombres, uno masculino y uno femenino. Endre Ernő Friedmann y Gerda Taro crearon, durante la guerra civil española, este alias con el que firmaron sus fotos hasta el final de sus días.

Sus espíritus ávidos los hacían querer mostrar todos los efectos de la guerra sobre los ciudadanos de a pie. Como uno más, estaban dispuestos a morir y se jugaron la vida muchas veces pero, con la cámara como única arma.

Utilizaron la fotografía como lenguaje universal para mostrar al mundo la otra cara de la guerra: los efectos del conflicto sobre la población más débil.

Desgraciadamente, el mismo lugar que vio nacer al mito fue el encargado de mermarlo. La joven Gerda Taro fue víctima de la Guerra Civil y murió en primera línea de combate, llevando consigo una parte de Robert Capa.

Durante la guerra civil española, Capa estuvo en los campos de batalla, fue testigo del horror los bombardeos en diferentes ciudades y acompañó a aquellos que buscaban un refugio fuera de las fronteras.

En el campo de batalla

Muerte de un miliciano.
Fotografía "Muerte de un miliciano" de Robert Capa.

Una de las misiones de Robert Capa (Gerda y Endre) fue cubrir la contienda desde el bando republicano.

En este contexto surgió uno de los hitos más famosos de la fotografía de guerras, así como el más polémico. Más de 80 años después de la contienda, "Muerte de un miliciano" sigue enfrentando a expertos que dudan sobre si es o no un montaje.

En ella se aprecia como un soldado se desvanece en el campo de batalla cuando es interceptado por una bala.

El sujeto de la fotografía es un número más que cae en un vasto campo de cereal que simboliza la nada. Un cuerpo abatido en el que la luz “natural” incide y deja adivinar una sombra tras de sí, como dando la bienvenida a la muerte.

La huida entre bombas

Durante la contienda Robert Capa se convirtió en un combatiente más. Presenció y estuvo inmerso en bombardeos. De esta forma quiso mostrarle al mundo los horrores del conflicto.

En algunas de sus fotografías más emblemáticas, puso de manifiesto a la población esquivando las bombas durante los ataques aéreos. Destacan por la trepidación y el desenfoque. Connotan la agitación del momento y transmiten la sensación de huida al espectador.

Generalmente, son imágenes de carácter informativo que escenifican el horror y la tensión permanente a la que se enfrentaba la población cuando el sonido de una alarma avisaba que debían huir en busca de un lugar seguro.

En busca de un refugio

Refugiados hacia la frontera por Robert Capa.
Fotografía de Robert Capa sobre los refugiados durante la Guerra Civil.

Capa plasmó como nunca nadie había hecho antes la odisea de los refugiados. Un tema que no ha quedado en el pasado. Si hoy pudiera enseñarnos el mundo a través de su objetivo, también nos mostraría la desesperación. Porque sus imágenes sobre refugiados, aunque parece lejanas en el tiempo, están más próxima que nunca.

Quiso llegar al espectador exponiendo una de las caras más tristes del conflicto. Son fotografías en las que la angustia y la desesperación se pueden adivinar en el rostro de los protagonistas.

De guerra en guerra

Dia D por Robert Capa
Secuencia fotográfica del día D realizada por Robert Capa.

Si tus fotos no son lo suficientemente buenas es porque no te has acercado lo suficiente.

Estas declaraciones de Capa reafirman su profesionalidad como fotógrafo de guerra. También definen muy bien esta serie fotográfica, conocida como “las 11 magníficas”, tomada desde las "entrañas" del campo de batalla.

Después de la guerra civil española, Endre Ernő Friedmann, bajo el seudónimo de Robert Capa, cubre la Segunda Guerra Mundial y deja para la posteridad un magnífico reportaje del conocido como día D, acontecido el 6 de junio de 1944 en las playas de Normandía.

Las imágenes muestran el horror. Destacan por encuadres imperfectos, trepidación de la cámara pero, a pesar de todo, se trata de fotografías equilibradas en las que aparecen soldados y naves destruidas flotando en el agua junto a cuerpos desfallecidos.

Tras el día D, Robert Capa estuvo “oficialmente” muerto 48 horas, durante las se creyó que no había sobrevivido a la masacre.

Un sueño “cumplido”

En alguna ocasión, Capa confesó que uno de sus mayores deseos era “ser un fotoperiodista de guerra en paro”.

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial pudo ver realizado su sueño. Después de un periodo de “paz”, fundó en 1947 la conocida agencia de fotografía Magnum Photos junto a otros fotógrafos. En esta etapa la temática de sus fotografías se alternaban entre la guerra y el mundo artístico.

Entre 1948 y 1950, Capa documentó la guerra de la independencia de Israel y, en consecuencia, las oleadas de inmigración y los campos de refugiados. Junto al escritor Irwin Shaw creó un libro titulado “Report on Israel”, con fotos de Robert y texto de Irwin.

Después, en 1954, documentó la que sería su última experiencia como fotógrafo: la guerra de Indochina.

El 25 de mayo de 1954 tuvo lugar su último “disparo”. Aquel día, Endre Friedmann murió víctima de una mina terrestre. Junto a él también se marchó el mito de Robert Capa y dejó como herencia al mundo miles de historias narradas con luz.

Biografía de Robert Capa

Robert Capa

Endre Ernõ Friedmann y Gerda Taro se escondían bajo el nombre artístico de Robert Capa.

Endre, de ascendencia judía, nació en Hungría el 22 de octubre de 1913. Durante su adolescencia comenzó a mostrar su interés por la fotografía.

En 1929 la situación política en su país lo llevó a migrar después de ser capturado mientras participaba en una manifestación contra el régimen fascista. Primero huyó a Berlín y más tarde a París, donde consiguió un trabajo como reportero y realizó un reportaje robado a León Trotski. También se encargó de cubrir la movilización del Frente Popular en París.

En el año 1932 conoce a Gerda Pohorylle, alias Gerda Taro. Una fotógrafa y periodista de guerra nacida en 1910 en Alemania en el seno de una familia judía, que decide marcharse a París con la llegada de los nazis al poder.

Pronto Endre y Gerda comienzan una relación sentimental. Debido a que su vida como fotógrafos no les daba para cubrir sus necesidades, decidieron inventar la marca de Robert Capa, un seudónimo que usaron para vender sus imágenes. Gerda se encargaba de representar a Robert Capa, un supuesto fotógrafo americano, rico y famoso.

Con el estallido de la guerra civil española ambos se trasladan a España para cubrir la contienda y firman como Robert Capa, siendo difícil diferenciar qué fotos eran de cada uno.

El 26 de julio de 1937 Gerda muere en el campo de batalla mientras trabajaba y Endre continuó trabajando bajo la marca de Robert Capa hasta el día de su muerte en mayo de 1954.

Marián Ortiz
Marián Ortiz
Graduada en Comunicación Audiovisual (2016) por la Universidad de Granada, con máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual (2017) de la Universidad de Sevilla.