Película El club de la pelea


Carolina Marcello
Carolina Marcello
Magíster en Estudios Literarios, Culturales e Interartes

El club de la pelea, conocida también como El club de la lucha (Fight club) es una película de 1999 dirigida por David Fincher. No tuvo mucho éxito en taquilla, pero ha ocupado un lugar entre las películas de culto. Su popularidad puede deberse a las reflexiones que propone sobre la sociedad y su forma de vida. Se trata de una adaptación cinematográfica de la novela homónima de Chuck Palahniuk, publicada en 1996.

Argumento

Pitt y Norton

Introducción

La historia es narrada por el protagonista, cuyo nombre real nunca se conoce. Es un hombre de clase media que trabaja como perito en una empresa automovilística. Solitario, trata de llenar su vacío comprando ropa de marca y decoración costosa para su casa.

Como consecuencia del insomnio que padece desde hace seis meses, su salud mental se debilita. Decide consultar a su médico para que le prescriba algunos somníferos. El médico se rehúsa y le reta a asistir a una reunión de apoyo para víctimas de cáncer testicular para conocer el verdadero sufrimiento.

Desesperado, el narrador asiste a la reunión y se hace pasar por un enfermo. Al ver el dolor real de aquellos hombres, llora y se desahoga de tal forma que esa noche logra dormir. A partir de ese momento, se hace adicto a los grupos de apoyo de diferentes enfermedades.

Desarrollo

La presencia de otra impostora en los grupos de apoyo comienza a perturbarlo y le impide llorar. Se trata de Marla Singer, una mujer misteriosa que aparece fumando en el fondo de la sala en todas las reuniones. El narrador la confronta, ambos admiten la farsa, deciden repartirse los grupos e intercambian números de teléfono.

Durante el regreso de un viaje de negocios conoce en el avión a Tyler Durden, un fabricante de jabones con una filosofía de vida singular que lo impresiona e intriga. Cuando llega a su casa, el narrador descubre que hubo una explosión en su apartamento en la que perdió todos sus bienes. Sin nadie a quien acudir, termina llamando a Tyler.

Ambos se encuentran, conversan sobre el estilo de vida actual, el capitalismo y el consumismo y, al final, Tyler lo desafía: “Quiero que me golpees con el máximo de fuerza posible”. Confuso, el narrador acepta el reto.

Después de la lucha ambos se sienten eufóricos y Tyler invita al narrador a vivir en su casa. Las luchas son cada vez más frecuentes y comienzan a atraer a más hombres. Nace así el club de la pelea.

Marla aparece nuevamente en escena cuando llama al narrador por teléfono. La llamada ocurre después de que ella ha tomado una sobredosis de píldoras y pide ayuda en su intento de suicidio. El narrador deja el teléfono descolgado e ignora el asunto. Pero a la mañana siguiente, descubre que Marla pasó la noche en su casa. ¿Cómo fue esto posible? Tyler había tomado el teléfono, se reunió con ella, la trajo a casa y tuvieron sexo.

Entre tanto, el club gana cada vez más participantes y se extiende por varias ciudades bajo el liderazgo de Tyler. Poco a poco comienzan a aparecer hombres dispuestos a seguir ciegamente las órdenes del líder, gracias a lo cual surge el Proyecto Caos, un grupo anarquista que acomete actos de vandalismo y violencia por toda la ciudad.

Conclusión

Tyler desaparece y, en un esfuerzo por detener el ciclo de destrucción de sus soldados, el narrador los persigue por el país, con la extraña sensación de que ya conoce todos esos lugares. Uno de los miembros de la organización revela la verdad: el narrador es realmente Tyler Durden.

El líder del Proyecto Caos aparece en la habitación del hotel y le confirma que ambos son la misma persona, dos personalidades en un solo hombre: mientras el narrador duerme, Tyler toma su cuerpo para poner su plan en acción.

El narrador revela sus objetivos e intenta denunciarlos a la policía, pero su rival tiene cómplices en todas partes, así que consigue lo que quiere: provocar la explosión de las empresas de crédito donde están todos los registros bancarios para liberar al pueblo de sus deudas. Las dos personalidades luchan, Tyler es abaleado por el protagonista y desaparece repentinamente. Marla y el narrador presencian la demolición por la ventana, tomados de la mano.

Personajes principales

Norton

Narrador

Este personaje es interpretado por Edward Norton. El nombre del narrador-protagonista nunca es revelado a lo largo de la película. Se trata de un hombre común, consumido por su trabajo, el cansancio y la soledad, que comienza a perder la cabeza como consecuencia del insomnio persistente. Su vida cambia cuando se cruzan por su camino Tyler Durden y Marla Singer.

Tyler Durden

Pitt

Tyler Durden, interpretado por Brad Pitt, es el hombre que el narrador conoce en el avión. Fabricante de jabones, proyeccionista de cine y mesero en hoteles de lujo, Tyler sobrevive con diferentes trabajos pero no esconde su desprecio al sistema social y financiero.

Fundador del club de la pelea y líder del Proyecto Caos, se descubre que se trata de otra personalidad del narrador que, mientras dormía, planeaba meticulosamente una revolución.

Marla Singer

Helena Bonham Carter

Marla Singer, interpretada por Helen Bonham Carter, es una mujer solitaria y perturbada. Conoce al narrador en los grupos de apoyo a los que ambos asistían buscando llenar el vacío de sus vidas.

Después de un intento fallido de suicidio, se envuelve con Tyler, la otra personalidad del narrador, y forma así el tercer vértice de un enrarecido triángulo.

Análisis e interpretación

El club de la pelea comienza in media res, una expresión latina que quiere decir “en medio de las cosas o acontecimientos”. Se trata de una técnica literaria. La película inicia con un plano en el que el narrador tiene un arma en la boca, aparentemente sujetada por Tyler, justo antes de una explosión.

El relato inicia casi al final del desenlace, lo que ya nos anuncia que éste no será feliz. El desarrollo de la película será el que nos explique quiénes son esos hombres y cuáles han sido los eventos que los llevaron a ese punto.

El narrador no es omnisciente. Por el contrario, está confundido, enloquecido por el insomnio y el cansancio. Lo que este narrador cuenta, es decir, lo que se ve a través de su mirada, no es necesariamente la realidad. el espectador no puede confiar en él, cosa que se comprende en la medida en que la película avanza.

Esta desconfianza es confirmada cuando se descubre que se tratan de personalidades disociadas y que, después de todo, este hombre siempre estuvo solo, luchando contra sí mismo. Al obtener esa información, el espectador comprende que hubo indicios en las secuencias previas: tienen la misma maleta al conocerse, solo pagan un pasaje en el bus y, por último, el narrador nunca está presente cuando Tyler y Marla se encuentran.

Dos caras de la misma moneda

El narrador inicia como un hombre derrotado, robótico, sin propósito de vida. Cumple sus obligaciones con la sociedad, tiene un empleo estable, tiene casa propia llena de todo lo que podría querer y, sin embargo, es extremadamente infeliz, lo que le causa el insomnio de más de seis meses.

Un poco antes de conocer a Tyler Durden durante el vuelo, se escucha su monólogo interior en el que desea que el avión se caiga. Se trata de alguien desesperado, que no encuentra ninguna salida para la rutina que lo consume. El encuentro con Tyler cambia su destino, ya que lo incentiva a dejar atrás todo lo que le hace sentir acorralado.

Brad Pitt y Edward Norton en la película El club de la pelea

Desde el inicio de su discurso, de alguna forma, pueden adivinarse las intenciones de Tyler: se percibe su rabia y su desprecio por la sociedad, y también su conocimiento sobre químicos y bombas caseras. El peligro es notorio y eso llama la atención del narrador, que no logra esconder su admiración.

Ellos son opuestos en todo, hecho que queda claro en el aspecto de sus casas, por ejemplo: el narrador vivía en un apartamento de clase media, minuciosamente decorado. Tyler vivía en una casa vieja, sucia y vacía. Inicialmente afectado por la mudanza, comienza a adaptarse y va cortando nexos con el mundo exterior, deja de ver TV y deja de sentirse afectado por la publicidad.

La convivencia con Tyler cambia irreversiblemente al narrador: asiste a su trabajo sucio con manchas de sangre, pierde los dientes, su estado físico y mental se va deteriorando y adelgaza cada vez más, mientras que su otra personalidad que se hace más robusta.

La quemadura química que Durden hace en su mano es un símbolo de su poder, una marca permanente de su filosofía: no podemos ocupar nuestra mente con distracciones. Es necesario sentir el dolor y actuar sobre él.

Tal como evidencia el diálogo entre las dos personalidades, Tyler es todo lo que el narrador quería ser: impulsivo, valiente, disruptivo, dispuesto a destruir el sistema. Se trata de una materialización de su revuelta y de su desesperación frente a la rutina y el estilo de vida que llevaba: Tyler fue creado para cambiar todo lo que el narrador no podía cambiar por sí mismo.

Capitalismo y consumismo

El club de la pelea es una reflexión crítica acerca de la sociedad de consumo en la cual vivimos y los efectos que ella provoca en los individuos. La película comienza mostrando varias marcas famosas y el modo en que las personas consumen esos productos con el objetivo de llenar el vacío interior.

El narrador pasa casi todo el tiempo trabajando para sustentarse y, cuando está libre pero solo, acaba por gastar todo su dinero en bienes materiales. Sin nombre, este hombre es una representación del ciudadano común, que vive para trabajar y reunir el dinero que luego gastará en cosas que no necesita, pero que la sociedad de consumo le induce a tener.

A causa de este círculo vicioso, los individuos son transformados en meros consumidores, espectadores, esclavos de un sistema que define el valor de cada uno según lo que posee, agotando toda su existencia. Eso es algo que sobresale en el monólogo que el protagonista hace en el aeropuerto, cuando se recuerda a sí mismo que “Esta es tu vida y ella está terminando un minuto a la vez”.

Cuando su casa y sus cosas son destruidas, finalmente lo invade la sensación de libertad. En palabras de Durden, “Solo después de perderlo todo es que somos libres de hacer lo que deseamos”. Después de desprenderse de los bienes materiales que lo controlaban, comienza a elaborar un plan para destruir el sistema capitalista y liberar al pueblo de las deudas.

La lucha como catarsis

pelea

La violencia surge como una forma momentánea de hacer que aquellos hombres se sientan vivos. Tal como explica el protagonista, lo más importante en las luchas no es ganar o perder, sino las sensaciones que se despiertan: dolor, adrenalina, poder. Ir al club de la pelea es como despertar de un largo sueño para descargar toda su rabia acumulada y experimentar una especie de liberación.

Soledad y relaciones humanas precarias

Una característica transversal de todos los personajes es la soledad extrema. Condenados por estar dentro del sistema (como el narrador) o fuera de este (como Marla), todos llevan una existencia aislada. Cuando se encuentran en el grupo de apoyo, Marla y el protagonista buscan lo mismo: contacto humano, honestidad, la posibilidad de llorar en el hombro de un desconocido.

El narrador está tan destruido por su soledad, su salud mental es tan precaria, que termina creando otra personalidad, un amigo con el cual compartir todo, un compañero de lucha. Marla está tan desamparada que, cuando intenta suicidarse y necesita ayuda, llama a alguien que apenas acaba de conocer.

Es posible que esa imposibilidad de relacionarse socialmente, ese exilio existencial, sea aquello que atrae a los hombres del club de la pelea y, aún más, los soldados del Proyecto Caos, que viven, comen y duermen juntos, luchando por la misma causa. Es este sentimiento de pertenencia el que parece atraerlos hacia Tyler, alguien que comparte la misma revuelta y promueve el odio por la sociedad capitalista que lo excluyó.

Final abierto

El final de la película no ofrece una respuesta concreta al espectador acerca de los sucedido. Las dos personalidades entran en conflicto. El narrador queda herido, aunque en apariencia vence a Tyler que desaparece inmediatamente tras un disparo.

Marla, que había huido de la ciudad para protegerse del Proyecto Caos, es raptada por los soldados y es llevada al escondite. Se dan las manos y el narrador le dice: “Me conociste en un momento muy extraño de mi vida”. Ambos observan la explosión de los edificios por la ventana mientras se oye al fondo la canción Where is my mind? de los Pixies.

Aun cuando el plan del Proyecto Caos parece haber funcionado, el espectador no logra saber las verdaderas implicaciones, como tampoco sabe a ciencia cierta si Tyler Durden murió o no.

Teorías de los fans

El club de la pelea se convirtió en una película de culto que continúa llamando la atención de los fans, quienes han creado sus propias teorías. Una teoría bastante curiosa plantea que Tyler Durden era real y se aprovechaba de un hombre solitario y de salud frágil para manipularlo y ponerlo a liderar un grupo terrorista.

Otra teoría muy popular es la de que Marla Singer era imaginaria. Si esta teoría estuviera en lo cierto, el protagonista habría vivido un triángulo amoroso consigo mismo y todo lo ocurrido en la película hubiera sido solo un juego de su imaginación.

David Fincher: director de El club de la pelea

David Fincher fue duramente criticado en 1999 cuando dirigió El club de la pelea debido a su talante violento y anárquico que afectó la taquilla. Sin embargo, el lanzamiento del DVD fue un éxito rotundo y batió récord de ventas. Bien sea “a pesar de” o “gracias a” su carácter polémico, Fincher conquistó el título de director de culto.

(Texto traducido por Andrea Imaginario).

Carolina Marcello
Carolina Marcello
Magíster en Estudios Literarios, Culturales e Interartes (2014) y licenciada en Estudios Portugueses y Lusófonos (2011) por la Universidad de Oporto (Portugal).