Torre de Pisa


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Especialista en Artes, Literatura Comparada e Historia

Por su belleza, historia y fortuna, la torre de Pisa fue nombrada Patrimonio de la Humanidad en 1987. Este monumento, concebido como un campanario, se enmarca en el estilo románico de la Edad Media italiana. Se ubica en el lugar que el escritor Gabriele D'Annunzio (1863-1938) llamara un día “la plaza de los milagros”, en Pisa, la Toscana, Italia.

La torre de Pisa comenzó a inclinarse tan pronto se inició su construcción. Sin embargo, esto no solo no detuvo el empeño y el orgullo de aquella ciudad, sino que más de 800 años después, la torre sigue de pie junto a la catedral o Duomo de Pisa, afirmándose como un auténtico milagro arquitectónico. La "plaza de los milagros" se completa con el Baptisterio y el Campo Santo.

torre de pisa
Torre de Pisa en primer plano. Detrás, la catedral de Pisa.
Nótese el ángulo correctivo del campanario en relación a la base de la torre.

El proceso de construcción llegó a extenderse unos 200 años. Esto se debió, en primer lugar, a las dificultades técnicas que encontraron en el camino, causa de su inclinación. En segundo lugar, a los conflictos políticos y militares de aquellos años que desviaron la atención y los recursos a otras empresas. Conozcamos más sobre la historia y las características de la torre de Pisa.

Características de la torre de Pisa

torre
Detalle del campanario (octavo nivel de la torre).

Contrario a lo que su nombre sugiere, la torre se construyó para albergar un campanario monumental exento, destinado a acompañar a la catedral. Esta torre, que debía ser totalmente recta, tiene una forma levemente arqueada en dirección contraria a su ángulo de inclinación.

El edificio se concibió como una torre cilíndrica, dividida en ocho niveles, formados por la base, seis logias o pisos y el campanario. En este, se instalaron siete campanas afinadas con las notas principales de la escala musical (do, re, mi, fa, sol, la, si).

torre
Vista superior del campanario.

Al campanario se accede por una única puerta, rematada con un tímpano con tres figuras. El interior está circundado por dos muros de piedra caliza y mármol.

Hueca por dentro, en la torre no hay más que unas escaleras en espiral con 273 escalones que dirigen al campanario. En los primeros niveles, los escalones son de mármol, material que se instaló durante la Edad Media para recibir a los nobles que visitaban la torre.

Como es propio del arte románico, los muros de la base son sumamente anchos y macizos, lo que explica su peso descomunal. Estos muros se estrechan y aligeran en la medida que la torre alcanza mayor altura.

Elementos estéticos

torre
Izquierda: Puerta de entrada. Derecha: Detalle de campanario. Destacan los motivos decorativos.

Para la decoración del edificio, los arquitectos hicieron aplicar incrustaciones de mármol de diferentes colores con motivos geométricos.

También pueden observarse elementos de relieve sobre la superficie, tanto abstractos como de tipo figurativo (animales, figuras humanas, motivos florales, entre otros).

torre
Columnas en base y primer.

Las columnas están agrupadas en cantidades diferentes según el nivel. En la base hay un total de 15 columnas que ordenan una sucesión de arcos de medio punto ciegos. Las seis logias intermedias tienen una galería de 30 columnas cada una, mientras que la planta del campanario, que corresponde al octavo nivel, tiene una galería de 12 columnas.

torre
Detalle. Capiteles de los niveles intermedios.

Todas las columnas soportan arcos de medio punto. Son de fuste liso y están rematadas con capiteles decorados. Se pueden ver algunos capiteles con volutas y hojas de acanto que revelan la influencia del arte grecorromano. Pero también pueden verse algunos con motivos tales como criaturas míticas o fantásticas que reflejan la mentalidad del románico, aún vigente en la Toscana por entonces.

Medidas de la torre de Pisa

Las medidas de la torre las siguientes:

torre

  • Una altura aproximada de 55,8 metros, aunque fue concebida para alcanzar los 60 metros.
  • Un diámetro exterior aproximado de 15,4 metros.
  • Un diámetro interior es de 7,36 metros.
  • Un peso de 14.700 toneladas.
  • Ángulo de inclinación actual de 5º aproximadamente.

Etapas de construcción

No está claro quién es el autor del proyecto original del campanario. Algunos sugieren que fue Diotisalvi (Deustesalvet), que construía una sección del Baptisterio por aquel entonces. Vasari sugirió que habría sido Bonanno Pisano, pero esta atribución parece ser errónea. Se sabe, sí, que la torre fue supervisada por Giovanni Di Simone.

Primera etapa, de 1173-1178

Fue en agosto de 1173 cuando comenzaron los trabajos de construcción de la torre de Pisa. En este período, se levantan la base y los primeros tres pisos o logias de la torre. Sin embargo, llegado este punto la torre empieza su proceso de inclinación en dirección al norte.

La causa estará en dos factores clave. El primero de ellos se relaciona con las características del suelo. El terreno de emplazamiento era arcilloso y arenoso. Esto se debía a que la zona había sido un pantano recuperado, causa primera de la inestabilidad.

El segundo aspecto tenía que ver con el proyecto arquitectónico. En efecto, la base del edificio apenas tenía una profundidad de 3 metros, lo que resultaba insuficiente para emplazar la torre en un terreno de semejantes características.

Sin soluciones inmediatas que aportar, se decidió detener la construcción por primera vez en 1178.

Segunda etapa, de 1272-1278

torre
Nótese la inclinación correctiva de las etapas segunda y tercera de construcción.

Casi cien años tuvieron que pasar antes de que el proyecto fuera retomado. Será a partir del año 1272 que se culmine el cuarto piso y se añadan más niveles, los cuales se dispusieron en una inclinación opuesta a fin de corregir el desequilibrio.

Para entonces, la torre había alcanzado un peso aproximado de 9,5 toneladas. Pero esta vez, la torre comenzó a inclinarse hacia el lado contrario, en dirección sur. Para contener este proceso, colocaron materiales pesados en la sección norte, estrategia insuficiente para enderezar el edificio, así que el trabajo volvió a interrumpirse en 1278.

Tercera etapa, de 1360 a 1370

Los trabajos de construcción de la torre se reiniciaron en el año 1360, lo que representa unos 82 años de espera. Este último esfuerzo hizo posible su culminación en 1370. La torre alcanzó su forma definitiva con el remate final del campanario.

Los esfuerzos de salvaguardia

torre
Catedral y torre de Pisa (campanario).

Muchos han sido los esfuerzos por evitar el desplome de la torre de Pisa. Se han formado varias comisiones a lo largo de la historia a fin de encontrar la mejor solución. A este respecto, informan Enrique Santoyo y Efraín Ovando en un texto titulado Paralelismo entre la Torre de Pisa y la Catedral de México, que:

La historia de las comisiones encargadas de la salvaguarda de la Torre de Pisa es muy larga. Se podría decir que la primera se remonta al año de 1298, cuando se reunieron a discutir los expertos de entonces sobre la reanudación de la construcción. En 1840 se empezó a estudiar la inclinación la Segunda Comisión y en 1907 la Tercera. Desde entonces han participado destacados ingenieros geotécnicos, entre ellos C. Trevisan, A.W. Skempton, S. Marchetti, A. Kezdi, G.A. Leonards, C. Viggiani, J.B. Burland y M. Jamiolkowsky. K. Terzaghi (1934) también hizo un estudio de la Torre.

Algunas de las alternativas intentadas solo agudizaron el problema, hundiendo e inclinando más la torre. A esto se sumó que, en 1944, un bombardeo en la Segunda Guerra Mundial por poco la destruye.

Con el tiempo, se retomaron los esfuerzos por proteger el monumento. Santoyo y Ovando comentan que en 1972 fue convocado un concurso por el gobierno italiano para proteger la torre sin que su inclinación tuviera que ser corregida.

La disputa por corregir o no la inclinación había comenzado. A pesar de eso, cualquier postura a favor o en contra se enfrentaba a una realidad incontestable: ni se podía dejar la torre como estaba, ya que corría el riesgo de desplomarse, ni se podía enderezar totalmente.

No solo resultaría desaconsejable enderezar la torre por completo, sino imposible. Esto se debe a que la torre no es totalmente recta sino levemente arqueada en forma de "banana". Enderezarla la haría inclinarse al lado opuesto.

Entendido esto, fue necesario cerrar la torre al público por espacio de once años para obras correctivas y preventivas. En ese período, lograron reducir la inclinación de 5,5º a 5º, lo que constituye un paso extraordinario. Hoy, la torre de Pisa vuelve a estar abierta para los visitantes de todas partes del mundo.

Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, licenciada en Artes, mención Promoción Cultural (2000), con maestría en Literatura Comparada (2005), por la Universidad Central de Venezuela, y doctoranda en Historia en la Universidad Autónoma de Lisboa.