Película Memento de Christopher Nolan


Marián Ortiz
Especialista en Medios Audiovisuales

Memento es la segunda película del director Christopher Nolan, estrenada en el año 2000. Está basada en el cuento Memento Mori escrito por su hermano Jonathan.

Esta película del director británico, conocida entre los amantes del cine como "la película que se rodó al revés", ha sido una de las más alabadas y criticadas de su filmografía, pues supone un puzzle psicológico complejo de resolver.

Resumen de la película

Leonard es un ex investigador de seguros que padece amnesia anterógrada, enfermedad que le impide generar nuevos recuerdos y almacenarlos en su memoria. Lo único que recuerda es la violación y el asesinato de su esposa, hecho por el que desea tomar venganza y matar al asesino.

Frente a la incapacidad de poder tomar decisiones, debido al mal funcionamiento de su memoria, decide tatuarse en su cuerpo todas las pistas que considera necesarias para encontrar al asesino, técnica que comparte con el uso de una cámara polaroid con la que realiza fotografías, en cuyo reverso hace anotaciones que le ayudan a recabar información.

En este sugerente contexto, aparecen los personajes de Teddy y Natalie. Por un lado, Teddy es un policía corrupto que intenta ayudar a Leonard con su investigación.

Por el otro lado, Natalie, supuesta amiga de Leonard que tergiversa la información para su propio beneficio y usa a Leonard para deshacerse de Dood, pues este último es un narcotraficante que intentará matarla para vengarse de su novio Jimmy, también narcotraficante, que hacía sus operaciones en el bar donde Natalie trabajaba como camarera.

Natalie y Leonard en la película Memento.
Natalie y Leonard charlan en una cafetería.

Paralelamente a esta historia, en relación con el pasado de Leonard, aparece una subtrama que relata el suceso de Sammy Jankis y su esposa. Cuando el protagonista era investigador de seguros inspeccionó el caso de Sammy, quien padecía amnesia a causa de un accidente, y acudió a la aseguradora junto a su esposa para poder cobrar el dinero de la póliza.

En aquel momento Leonard consideró que su problema era más psicológico que físico y, de esta forma, les negó el cobro ya que el seguro no cubría enfermedades mentales.

A consecuencia de la decisión, la esposa de Sammy, diabética, le pide a su esposo que le administre tres dosis de insulina, a sabiendas de que Sammy no se acordaría de lo sucedido después. La mujer entra en estado de muerte cerebral y Sammy queda internado en una clínica para enfermos mentales.

Finalmente ambas historias convergen debido a que Teddy da a entender, en su versión de los hechos, que la historia de Sammy en realidad es la vida del propio Leonard: él habría sido el verdadero causante de la muerte de su esposa, pero habría decidido borrar ese suceso de su memoria e inventar una historia paralela que lo conduciría a una espiral infinita de venganza.

Momento en el que se da a entender que Sammy y Leonard son la misma persona.
Momento en que se da a entender que Sammy y Leonard son la misma persona.

Análisis de la película

Este filme noir moderno presenta un guion complejo y experimental en el que la importancia radica en la forma de contar la historia, más que la historia en sí. Porque, si hay algo interesante en esta película es la estructura, que sirve a Nolan de forma casi estratégica para despertar diferentes emociones en la audiencia.

El juego narrativo que se pone al servicio del espectador desemboca en el planteamiento obligatorio de la siguiente cuestión: ¿qué nos están contando? Pregunta que permanece latente en nuestra cabeza durante gran parte del visionado del filme.

Por su parte, el director juega de forma magistral con el suspense, un recurso narrativo nada novedoso. Para ello, proporciona solo una parte de información dejando todo lo demás al servicio de la imaginación.

Sin embargo, el suspense no solo es el único elemento narrativo con el que nos desafía el director sino también, apuesta por dos componentes fundamentales en la narrativa cinematográfica.

Por un lado, predomina la focalización interna fija en casi todo el relato, es decir, casi toda la información que conocemos es a través de los ojos del personaje principal. Esta particular forma de contar la historia lleva al espectador, indefectiblemente, a experimentar una "transvivencia empática" con el personaje, enfrentándose incluso a los mismos problemas de percepción que Leonard.

Por otro lado, el tiempo también supone un desafío gracias a la utilización de una estructura temporal invertida, hecho que refuerza la empatía del espectador con el personaje. Pero, ¿cómo entendemos esta forma de contar la historia?

Líneas narrativas: estética y estructura

La forma tradicional para entender una historia se basa en la versión aristotélica: planteamiento, nudo y desenlace. Aunque no es del todo acertada si intentamos comprender Memento.

Por eso, es necesario hallar las cuatro líneas narrativas en las que se divide la película, atendiendo al papel que juegan los elementos estéticos y el montaje para conseguir como resultado que una historia sencilla sea aparentemente compleja.

Primera línea narrativa: historia de Leonard

La primera línea narrativa, la principal, narra la historia de Leonard y está estéticamente presentada a color. Para esta trama Nolan utiliza un montaje invertido es decir, hacia atrás.

En ella, hace uso principalmente de planos medios y subjetivos. La cámara persigue constantemente al protagonista, lo que refuerza el punto de vista interior pues, como espectadores, conocemos los datos al mismo tiempo que el protagonista, sin ninguna prioridad, no sabemos ni más ni menos que él.

Plano subjetivo de uno de los tatuajes de Leonard.
Plano subjetivo de uno de los tatuajes de Leonard.

Segunda línea narrativa: en blanco y negro

Por otro lado, conjugada paralelamente a la anterior, aparece otra línea narrativa presentada en blanco y negro. A diferencia de la anterior, ésta describe un montaje lineal.

Asimismo, aporta información gracias a un diálogo en voice-over narrado por el protagonista y a través de una conversación telefónica que ofrece detalles acerca de su enfermedad, su vida anterior y el sistema de notas que le permite enlazar los acontecimientos.

Leonard habla por teléfono desde la habitación del hotel.
Leonard habla por teléfono desde la habitación del hotel.

Líneas narrativas secundarias

A estas líneas narrativas principales le suceden otras dos que, aunque secundarias, son fundamentales en el desarrollo del filme: la historia de Sammy y la del asesinato de la esposa de Leonard. Esta información se ofrece con la ayuda de la técnica de flashback y flashfoward.

Estructura narrativa: montaje y color

Desde la primera secuencia el director establece una especie de código con el espectador que se sustenta a través del montaje y de la estética del color.

De un lado, el plano detalle de una mano que sostiene una fotografía de un cuerpo tendido en el suelo. Poco a poco, la imagen desaparece al sacudir la fotografía, desafiando al orden lógico.

A partir de ese momento, las imágenes van hacia atrás: el papel regresa a la cámara, la pistola a la mano de Leonard y la bala que sale del cuerpo de Teddy regresa a su origen. Al visualizar esto, comprendemos que la película está construida en orden inverso, comienza en el desenlace.

De otro lado, la estética nos ofrece información gracias a la alternancia del color, para darnos a entender el montaje inverso, y del blanco y negro, que afirma la estructura lineal de los acontecimientos.

Esta organización lineal del discurso permanecerá desde el principio hasta el punto medio del relato, momento en el que se fusionan las secuencias en color y las de blanco y negro.

Coincidiendo la escena en que Leonard encuentra al supuesto criminal que terminó con la vida de su esposa y que, finalmente, desencadena el desenlace con la muerte de Teddy.

Estructura narrativa de Memento
Esquema narrativo de Memento.

La mente, verdadera protagonista

Si al finalizar la película nos preguntaran cuál es el protagonista de Memento sin ninguna duda responderíamos que es Leonard. Nada más lejos de la realidad, sin embargo. Existe una idea que, aunque encubierta, no para de manifestarse: la mente humana. Y lo hace fundamentalmente a través del diálogo. Estas son algunas de las frases que nos hacen reflexionar acerca de la fragilidad de la mente humana:

La memoria puede cambiar la forma de una habitación y cambiar el color de un coche. Los recuerdos desvirtúan, son una interpretación, no un registro, y no importan si tienes los hechos.

Tengo que creer en un mundo fuera de mi propia mente. Tengo que creer que mis acciones tienen significado... aun cuando no puedo recordarlas. Tengo que creer que cuando mis ojos están cerrados, el mundo todavía continua allí.

Tú no buscas la verdad. Tú fabricas tu propia verdad.

La alternancia entre notas, tatuajes e instantáneas nos permiten comprender la delicadeza con la que funciona nuestra memoria.

El caos prima en la película como en nuestra cabeza cuando nos trae recuerdos y los mezcla en cuestión de segundos.

La utilización de una compleja yuxtaposición narrativa produce que el espectador empatice con el protagonista y, con ello, genera la necesidad de reflexionar acerca de la importancia de la memoria y sobre cómo sería nuestra vida sin poder almacenar nuevos recuerdos.

El filme nos encamina como espectadores hacia una dirección primordial al recordarnos que "todos necesitamos recuerdos para saber quiénes somos".

Tráiler de Memento

Sobre Christopher Nolan

Christopher Nolan.
Imagen de Christopher Nolan.

Christopher Nolan es un director, guionista y productor londinense. Comenzó su andadura cinematográfica desde pequeño, cuando grababa con una cámara Super 8 de su padre. Más tarde se especializó en literatura inglesa. Grabó su primer cortometraje Tarántula en 1989 y, después, en 1995, rodó Hurtó. No fue hasta 1998 cuando realizó su primer largometraje, Following, grabado y financiado por él mismo, muy alejado del cine comercial.

Con la llegada del nuevo siglo, salta a la fama con el estreno de Memento, su segunda película, dejando atónitos a los espectadores y a la crítica cinematográfica por la magistral forma de contar la historia.

Desde ese momento su carrera fue en aumento, dejando en la historia del cine grandes títulos que revelan la esencia de Nolan: una propuesta compleja a caballo entre el cine independiente y comercial con una base filosófica e, incluso, transcendental.

En su filmografía como director podemos mencionar los siguientes títulos:

  • Following (1998)
  • Memento (2000)
  • Insomnia (2002)
  • Batman Begins (2005)
  • The Prestige (2006)
  • The Dark Knight (2008)
  • Inception (2010)
  • The Dark Knight Rises (2012)
  • Interestellar (2014)
  • Dunkerque (2017)
Marián Ortiz
Graduada en Comunicación Audiovisual (2016) por la Universidad de Granada, con máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual (2017) de la Universidad de Sevilla.