Película Joker de Todd Phillips: análisis e interpretación


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Especialista en Artes, Literatura Comparada e Historia

La película Joker (Guasón) de Todd Phillips muestra la manera en que Arthur Fleck (interpretado por Joaquin Phoenix) se convierte en Joker, el villano de ciudad Gótica y el archienemigo de Batman. La película ha desatado toda clase de polémicas: ¿acaso es una justificación de la violencia? ¿Vemos en Joker una versión más del argumento romántico según el cual el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe? ¿Phillips desafía la tradición del personaje?

Sinopsis

joker

Arthur Fleck es un payaso con una extraña enfermedad mental. Responsable del cuidado de su madre enferma, sueña con su propio espectáculo de stand up comedy. La situación no es favorable. Tanto su condición mental como su oficio lo hacen blanco frecuente de agresiones en ciudad Gótica, ciudad sumida en una profunda tensión social.

Fleck es atacado en el metro por tres jóvenes ebrios, pero esta vez, decide ser el victimario. El triple asesinato, divulgado en los medios de comunicación, genera la simpatía de los ciudadanos. Al ver cómo el caos se precipita, el político Thomas Wayne, venerado por la madre de Fleck, anuncia su candidatura a alcalde. Pero ahora que el subestimado y mentalmente enfermo Arthur Fleck ha ganado popularidad, su vida y la de ciudad Gótica dan un giro radical.

Análisis

joker

Sobre Fleck rezuman todos los elementos que llaman a nuestra compasión como espectadores: pobreza, enfermedad (psiquiátrica), familia disfuncional y un oficio noble aunque precario.

Arthur Fleck es presentado como víctima de una sociedad inmisericorde, indolente, cruel y violenta. Ciudad Gótica es absolutamente hostil, es una sociedad enferma. No se salvan ni los niños ni los adultos. La corrupción ha penetrado el sistema y así, aparentemente, ha construido al Joker. ¿Pero esta conclusión no resulta demasiado fácil? ¿Pudiéramos hacer otra lectura?

Sociedad de masas y medios de comunicación

joker

La sociedad es un personaje colectivo que teje la urdimbre donde el Joker puede sostenerse. Ciudad Gótica representa una sociedad distópica en la cual la irracionalidad y el resentimiento se han desbordado, producto de la corrupción política que ha incrementado la brecha entre ricos y pobres. De esa forma, el guion del filme introduce la polarización política entre derecha e izquierda.

La ciudad tiene los rasgos de la sociedad masificada: anonimato, aislamiento, soledad, indolencia, deshumanización. El lugar de lo popular ha sido sustituido por el de la popularidad mediática y, tal como lo dice el Joker, los medios se atribuyen la autoridad de determinar qué es bueno y qué no.

Los medios masivos de comunicación juegan un papel determinante: son sancionadores. La TV es el lugar donde se orientan las operaciones del pensamiento colectivo. Es el único canal para ser alguien en una sociedad de anónimos. Cuando los noticieros difunden el triple homicidio de Fleck y se preguntan sobre una posible lectura política, lo convierten en un símbolo, muy a pesar de los esfuerzos de Wayne, que peca al abordar el problema desde una perspectiva elitista.

De algún modo, son los medios quienes construyen al Joker y precipitan el caos pues, de otra manera, el crimen de Fleck sería otro crimen más en la ya violenta ciudad Gótica. Pero la explotación mediática de la información resignifica el crimen y le devuelve a Fleck "su existencia" social, alentando su nuevo "número".

La enfermedad psiquiátrica del Joker y su oficio

joker
Escena en que Fleck, después de cometer su primer crimen, se encierra a bailar en un baño público.
Esta escena fue improvisada por Phoenix con autorización del director al identificar una incoherencia en el guión original con el desarrollo del personaje.

En la versión de Todd Phillips, Arthur Fleck sufre de una enfermedad psiquiátrica conocida como síndrome pseudobulbar o labilidad emocional, causada por lesiones cerebrales. La enfermedad induce estados involuntarios de risa o de llanto, así como disartria, disfagia y disfonía.

Sin embargo, en la medida en que el filme evoluciona, notamos que Arthur Fleck está envuelto en un mundo fantástico inducido por su imaginación, cuyas fabulaciones tienen un alto tenor narcisista. Al espectador no le queda claro si esas fantasías son el resultado de ensoñaciones o alucinaciones. Por lo tanto, ¿realmente el Joker fue víctima de aquellas injusticias?

A esto se suma el oficio de Fleck que asume el nombre artístico de Joker. Joker significa clown, payaso, y está asociado a las bromas, los engaños, los trucos y, también, a las peores pesadillas. Si algo ha logrado Phillips es darle protagonismo a esta elección vocacional del personaje a un nivel nunca antes visto.

Fleck ve satisfecha su necesidad de atención cuando los medios cubren el triple homicidio y cuando es invitado al programa de Franklin, a pesar de la humillación a la que lo somete, de modo que asume esa atención negativa para crear al nuevo personaje que tomará el lugar de su persona: el Joker.

Al renegar de su rostro humano, Fleck se ha convertido en un sádico que quiere ver a Roma arder y ser aplaudido por ello. Este Nerón sin imperio (¡qué ironía que también Nerón era demente, actor y tirano!) es la precipitación del caos social, el reino de la locura, el grito de la anarquía. Pero si miramos bien, este Joker anárquico no es verdaderamente político, pues en realidad ha nacido del matrimonio entre la antipolítica y los medios de comunicación, alianza generadora de monstruos perturbadores.

Fleck no busca la redención o la reivindicación de una causa, él no quiere salvar a nadie ni actúa en nombre de un colectivo. Él actúa en nombre propio. Él es el protagonista de la danza de la muerte. No es un sociópata, sino un psicópata.

La película Joker y el diálogo con la tradición del cómic

El pasado del Joker dentro del universo ficcional de Batman es deliberadamente incierto. El Joker siempre miente sobre su historia. Esto se ve con claridad en la película El caballero de la noche, dirigida por Christopher Nolan, donde el Joker es interpretado por Heath Ledger.

Todd Phillips conoce bien este contexto. ¿Se arriesgaría a convertir al Joker en la mera determinación de una causa? ¿Lo reduciría a un estereotipo social? ¿Esta victimización no le restaría su villanía, basada en el juego psicológico? ¿El Joker es solo un alma herida en busca de justicia?

Pareciera que estamos ante un narrador omnisciente que sanciona las acciones. Pero ¿quién es el narrador? ¿Es verdaderamente omnisciente? El narrador no sabe más que el personaje, sino que sabe tanto como él; nos hace copartícipes de lo que le sucede a Fleck y de lo que imagina, sin que podamos distinguir con claridad una cosa de la otra.

Si convenimos en que la película establece un juego entre realidad y ficción, un juego psicológico, podemos conjeturar que Phillips no rompe con lo que sabemos del Joker. Si el desarrollo de los hechos es incierto, pues estamos ante la condición doble de demente y actor, entonces el origen del Joker sigue sin conocerse, lo que suscribe la tradición literaria del personaje. La genialidad del filme estaría, en este caso, en habernos hecho creer que estábamos asistiendo a una explicación verdadera.

¿Una película irreverente?

He leído algunos artículos que califican esta película como irreverente. Al respecto me formulo algunas preguntas. La primera sería: ¿qué la hace irreverente? Quienes sostienen esta tesis, ven la irreverencia en el modo en que, por primera vez, el Joker es situado en un contexto sociohistórico que explica el origen de su maldad, como si la locura no tuviera otra causa que el maltrato.

Asumiendo este discurso, todo indicaría que la maldad es socialmente construida. Esta visión romántica, roussoniana, según la cual el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe, ¿es verdaderamente irreverente? ¿Esto no haría del filme un panfleto moralizante?

Me parece que de haber algo irreverente estaría en la ironía humorística de los crímenes del Joker. La cuestión de si la sociedad ha inducido la locura del Joker no me parece tan significativa como la cuestión sobre cómo una deficiente lectura política de la realidad le abre las puertas al caos.

No se puede decir que la película legitime la violencia o la promueva, pero al no condenarla y al no salvar a ningún personaje de la sospecha moral, legitima la cultura de la antipolítica.

Reparto

  • Joaquin Phoenix: Arthur Fleck/Joker o Guasón
  • Robert De Niro: Murray Franklin
  • Zazie Beetz: Sophie Dumond
  • Bill Camp: el policía Garrity
  • Frances Conroy: Penny Fleck, madre de Arthur.
  • Brett Cullen: Thomas Wayne
  • Glenn Fleshler: "Randall"
  • Dante Pereira-Olson: Bruce Wayne
  • Douglas Hodge: Alfred Pennyworth
  • Marc Maron: Gene Ufland
  • Shea Whigham: policía Burke
  • Josh Pais: Hoyt Vaughn
  • Leigh Gill: Gary
  • Bryan Callen: un bailarín

Todd Phillips

todd phillips

Todd Phillips (Nueva York, 1970) es actor, director, guionista y productor norteamericano de amplia trayectoria. Ha dirigido principalmente películas de comedia como la trilogía The Hangover, War Dogs, Starsky & Hutch, Due Date y Road Trip. Como productor participó en el filme A Star Is Born protagonizado por Bradley Cooper y Lady Gaga. Un dato interesante es que Joker representa la primera película de Phillips del género dramático y le ha valido el premio León de Oro.

Joaquín Phoenix

Joaquin Phoenix

Joaquín Rafael Phoenix (Puerto Rico, 1974) es actor, guionista y productor. Ha sido nominado a los premios Oscar en tres oportunidades gracias a sus actuaciones en las películas Gladiador, Walk the Line y The Master. Ganó el Globo de Oro por su actuación en Walk the Line. Para poder realizar el papel del Joker en el filme de Todd Phillips, debió perder un total de 23 kilos en cuatro meses, cosa que le causó episodios de desequilibrio emocional durante el proceso.

El personaje del Joker en la historia del cómic

Batman nº 1
Batman, Nº 1.

El Joker fue creado por Jerry Robinson, Bill Finger y Bob Kane. Hizo su aparición en el volumen nº 1 de Batman en 1940. Desde un comienzo fue diseñado como un maníaco homicida, pero la Comics Code Authority lo consideró inadecuado y obligó a su modificación. Fue a partir de ese momento que se convirtió en un bromista. Solo a partir de los años 80 el Joker comenzó a recuperar su carácter sádico.

Ha sido interpretado por los siguientes actores:

joker

  1. César Romero en la serie de televisión Batman (h. 1960);
  2. Jack Nicholson en Batman de Tim Burton (1989);
  3. Heath Ledger en El caballero de la noche de Christopher Nolan (2008);
  4. Cameron Monaghan en Gotham (inicio en 2014);
  5. Jared Leto en Escuadrón suicida de la compañía Warner Bros. y DC Comics (2016);
  6. Joaquin Phoenix en Joker de Todd Phillips (2019).

Significado del Joker como personaje

La palabra joker significa bufón, payaso, bromista o guasón, pero también es el nombre del “comodín” en los mazos de cartas, que sirve para crear vías de escape que cambian la dirección del juego. de esta manera el nombre del Joker alude a la personificación del caos, la burla, la oposición al orden y a la justicia.

Atributos del Joker

Con una profunda tendencia al sadismo, el supervillano Joker destaca por tener una inteligencia superior y una gran creatividad. Esto constituye su único poder. Es absolutamente incapaz de sentir empatía o conmiseración por ningún ser humano. A pesar de ello, nunca asesina a Batman, pues esta relación le provee diversión; mientras que Batman no lo asesina a él porque va en contra de su ética.

Su rostro cambia según la versión del cómic. En unas versiones, tiene una cortada en las comisuras de los labios que simula una sonrisa. En otras, la piel de la cara se encuentra derretida tras haber caído en un balde con ácido. Una de sus armas es el famoso gas de la risa o veneno del Guasón (Joker). Utiliza artilugios propios de los payasos: flores bromistas, varitas mágicas, etc.

Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, cantante, licenciada en Artes (mención Promoción Cultural), con maestría en Literatura Comparada por la Universidad Central de Venezuela, y doctoranda en Historia en la Universidad Autónoma de Lisboa.