Poema La canción del pirata de José de Espronceda


Marián Ortiz
Revisado por Marián Ortiz • Especialista en Medios Audiovisuales

El poema La canción del pirata de José de Espronceda (1808-1842) es uno de los más conocidos del romanticismo español. Forma parte del libro Poesías, publicado en el año 1846 tras la muerte de su autor.

Es una composición sobre la libertad y la independencia que forma parte de los cinco poemas que José Espronceda dedica a los seres marginados de la sociedad, los cuales escribió en señal de protesta: el pirata, el mendigo, el verdugo, el cosaco y el reo de muerte.

Veamos, a continuación, de qué trata este poema a través de un análisis del mismo.

Poema La canción del pirata

Con diez cañones por banda,
viento en popa, a toda vela,

no corta el mar, sino vuela,
un velero bergantín.
Bajel pirata que llaman,
por su bravura, El Temido,
en todo mar conocido,
del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,
en la lona gime el viento,
y alza en blando movimiento
olas de plata y azul;
y ve el capitán pirata,
cantando alegre en la popa,
Asia a un lado, al otro Europa,
y allá a su frente Estambul:

«Navega, velero mío,
sin temor,
que ni enemigo navío
ni tormenta, ni bonanza
tu rumbo a torcer alcanza,
ni a sujetar tu valor.

Veinte presas
hemos hecho
a despecho
del inglés,
y han rendido
sus pendones
cien naciones
a mis pies.»

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

«Allá muevan feroz guerra,
ciegos reyes
por un palmo más de tierra;
que yo aquí tengo por mío
cuanto abarca el mar bravío,
a quien nadie impuso leyes.

Y no hay playa,
sea cualquiera,
ni bandera
de esplendor,
que no sienta
mi derecho
y dé pecho
a mi valor.»

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

A la voz de «¡barco viene!»
es de ver
como vira y se previene,
a todo trapo a escapar;
que yo soy el rey del mar,
y mi furia es de temer.

En las presas
yo divido
lo cogido
por igual;
solo quiero
por riqueza
la belleza
sin rival.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

¡Sentenciado estoy a muerte!
Yo me río;
no me abandone la suerte,
y al mismo que me condena,
colgaré de alguna entena,
quizá en su propio navío.

Y si caigo,
¿qué es la vida?
Por perdida
ya la di,
cuando el yugo
del esclavo,
como un bravo,
sacudí.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Son mi música mejor
aquilones,
el estrépito y temblor
de los cables sacudidos,
del negro mar los bramidos
y el rugir de mis cañones.

Y del trueno
al son violento,
y del viento
al rebramar,
yo me duermo
sosegado,
arrullado
por el mar.

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

Análisis del poema La canción del pirata

El pirata como protagonista

Este poema tiene a un hombre rebelde como protagonista. Un pirata que, por la descripción ofrecida en los versos, es temido por todos. Sin embargo, él no le teme a nada. Pero, ¿qué significa su presencia aquí?

Algunas investigaciones apuntan a que la figura del pirata simboliza el espíritu libertario de Espronceda. Ciertamente, el autor lucho contra el absolutismo de la época, lo que le llevó a ser incluso encarcelado y desterrado. Este hecho lleva a pensar que La Canción del Pirata manifiesta los ideales “rebeldes” del propio autor en su tiempo.

Casualmente el escritor elige como protagonista a un personaje marginal de la sociedad y no solo lo describe en tercera persona en las primeras estrofas, sino que le da más importancia aún al emplear la voz en primera persona en el resto del poema.

El pirata se asocia con la aventura, también con lo temible. En esta creación percibimos a un hombre que busca la libertad y que no le rinde cuentas a nadie, es independiente.

Este personaje también podría considerarse el arquetipo de rebeldía. El pirata representa la actitud romántica, la oposición del héroe al mundo que le rodea. Un protagonista marginado, pero libre que es víctima de una sociedad clasista.

La libertad y la independencia por bandera

La libertad y la independencia son dos valores que este personaje defiende, también suponen el tema central del poema. Pero, ¿cómo es la libertad que busca el pirata?

Hay que destacar que en el protagonista representa el espíritu rebelde del romanticismo, en sus palabras se adivina la confrontación con la sociedad y sus leyes, las cuales él no quiere acatar. Incluso él mismo se describe en un verso como “a quién nadie impuso leyes”.

El pirata defiende una libertad que no contempla las imposiciones sociales. Vemos también en el poema elementos que nos conducen a esta idea de libertad: el mar o el barco que navega “viento en popa”.

Con ello, este el individuo quiere librarse de todo convencionalismo, desligarse del significado tradicional de patria, de alguna manera, reniega de la idea de patria cuando afirma “mi única patria, la mar”. Se desprende así de las fronteras preestablecidas.

Crítica a la sociedad de su tiempo

En realidad podemos decir que lo que esconde este poema es una crítica a la sociedad de su tiempo. Vemos aquí la oposición del “héroe romántico”, el pirata. El individuo versus sociedad. Esto queda bien reflejado en el estribillo:

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi Dios la libertad,
mi ley la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.

En estos versos destacan cuatro elementos: tesoro, Dios, ley y patria. En el primer verso deja claro su espíritu antimaterialista, desestima las riquezas.

En el segundo verso, pone a la libertad por encima de todo, es un valor supremo.

Después, en el tercero, confirma que para él no existen las leyes, apenas aquellas que rigen la naturaleza.

Finalmente, en el último verso del estribillo, confirma su rechazo a cualquier vínculo con un lugar fijo.

La ambientación: la naturaleza como escenario

La naturaleza también está muy presente en las creaciones del romanticismo. La canción del pirata es una muestra de ello. La naturaleza y sus elementos sirven, en este caso, para reflejar el estado de ánimo del héroe romántico. Aquí no se presenta el entorno como un lugar sosegado, sino que todos los elementos que se describen dan a entender un entorno dinámico y salvaje (el mar bravío).

Estructura formal del poema

La canción del pirata de José Espronceda está compuesto por diecisiete estrofas o unidades estróficas, de las cuales las primeras cuatro constituyen una introducción.

La introducción es compuesta por cinco unidades estróficas de:

  • 2 octavillas italianas abbcdeec (8),
  • 1 sextilla de pie quebrado a8 b4 a8 c8 c8 b8,
  • 1 octavilla italiana abbcdeec (8) y
  • 1 estribillo cuarteta asonantada

El resto del poema se compone de cinco núcleos de tres unidades estróficas de:

  • 1 sextilla de pie quebrado a8 b4 a8 c8 c8 b8,
  • 1 octavilla italiana cuatrisílaba abbcdeec (4) y
  • 1 estribillo cuarteta asonantada

Las anomalías presentadas en los versos 40, 66, 76 y 94 (llanos en vez de agudos), es una característica propia de las irregularidades del romanticismo por lo tanto no debe ser considerado un defecto casual.

Adaptaciones del poema

El poema de La canción del pirata ha sido interpretado y narrado innumerables ocasiones. De él se conocen algunas versiones musicales, entre ellas esta canción de rock del año 2014 de la banda española Tierra Santa.

Sobre el autor

José de Espronceda es uno de los representantes del romanticismo en España. Nació en Almendralejo (Badajoz) el 25 de marzo de 1808 en el seno de una familia acomodada.

En su juventud se trasladó a Madrid con su familia, donde se especializó en Humanidades.

Espronceda trató de vencer el absolutismo, por lo que cumplió pena de cárcel y fue desterrado.

Entre sus creaciones poéticas una de las más reconocidas es La canción del pirata, sin embargo también destacan:

  • El estudiante de Salamanca (1840)
  • El diablo mundo (1840)
  • Poesías (1840)

Si te gustó este artículo, también te puede interesar: Romanticismo

Marián Ortiz
Revisado por Marián Ortiz
Graduada en Comunicación Audiovisual (2016) por la Universidad de Granada, con máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual (2017) de la Universidad de Sevilla.