Película Roma de Alfonso Cuarón


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Licenciada en Artes y magíster en Literatura Comparada

Roma es un filme de Alfonso Cuarón estrenado en el año 2018. La película aborda de manera íntima y extraordinaria la cotidianidad de una familia de clase media, en el México de los años 70, una familia que se crece bajo los cuidados de la nana Cleo, eje del relato.

Inspirada en la infancia de Cuarón, esta laureada película deja traslucir cómo conviven los conflictos con la cotidianidad, tales como el racismo, el clasismo, el autoritarismo político, el patriarcado y el orden matricentral del hogar latinoamericano, al tiempo que rinde un homenaje a aquellas mujeres que levantaron familias ajenas de manera amorosa, a pesar del rol social al que estaban confinadas. Es por ello que Cuarón dedica este filme a su nana Liboria "Libo" Rodríguez. 

Rompiendo con la costumbre, este filme se distribuyó apenas en algunas salas escogidas y en Netflix. Veamos qué novedad se esconde detrás de Roma

Resumen de la película

Roma Cuarón

La película está situada entre los años 1970 y 1971, en la colonia Roma, un vecindario de clase media de Ciudad de México, en el que las dueñas de casa cuentan con la ayuda de sus empleadas domésticas.

¡Alerta! Contiene spoilers. 

Cleo y Adela, dos criadas de origen mixteca, trabajan para la familia de Sofía, la dueña de casa. Las tareas entre ambas están distribuidas: Cleo se aboca especialmente al cuidado de los niños y Adela se aboca a otras labores. 

La familia de Sofía está constituida por su marido Antonio, siempre ausente, su madre Teresa y sus cuatro hijos pequeños. Todo parece perfecto, pero existe tensión.   

Roma Cuarón

En su tiempo libre, Cleo y Adela salen con sus novios, Fermín y Ramón respectivamente. Cleo se embaraza de Fermín, joven practicante de artes marciales quien, tan pronto sabe del embarazo, se escabulle. Sin embargo, recibe el apoyo de Sofía y su familia, junto a quienes atravesará muchas experiencias durante su embarazo.

Cleo encuentra a Fermín en un campo de entrenamiento paramilitar, gracias a la ayuda de Ramón. Junto a otras mujeres, observa la sesión de entrenamiento, al término de la cual, Fermín la rechaza brutalmente.

Roma Cuarón

Entre tanto, a través de una llamada telefónica, Antonio le anuncia a Sofía que los abandonará. Toñito escucha la conversación de su madre, pero esta le hace guardar el secreto.   

Mientras Teresa y Cleo están en una mueblería, una manifestación de estudiantes es reprimida brutalmente por paramilitares. Algunos se refugian en la mueblería y son perseguidos por los violentos para ultimarlos. Fermín, ahora paramilitar, se encuentra con Cleo frente a frente, pero este, sin valor para matarle, sale huyendo.

Roma Cuarón

Del susto, Cleo rompe fuentes y Teresa la lleva al hospital. En el pabellón, la bebé nace sin signos vitales. Cleo regresa a casa y la vida retoma su curso.

Sofía organiza un viaje de fin de semana con sus hijos y Cleo, y allí les cuenta que Antonio no volverá. Durante el viaje, en pleno día de playa, la corriente se lleva a dos de los niños. Cleo, aunque no sabe nadar, entra en el mar y los saca. En la arena los reciben Sofía y los otros dos pequeños. Cleo rompe a llorar y confiesa que nunca quiso que su bebé naciera. Sofía y todos sus hijos la abrazan.

Al regresar, ven que Antonio ha ido por sus cosas. Cleo y Adela se preparan para continuar sus labores. La vida sigue en Roma.

Análisis de la película

Roma Cuarón

Un plano-detalle de los mosaicos de un patio abre este filme, y permanece fijo por unos minutos. Como si del oleaje del mar se tratara, vemos capas de agua con jabón deslizarse sobre este piso que alguien limpia. 

Cuarón representa el curso de la cotidianidad en el que se cruzan las realidades de dos mundos que están juntos y, a la vez, separados, como un sistema de mosaicos. 

Roma Cuarón

La mirada que nos ofrece el director desafía el tipo de discurso impuesto por los grandes estudios cinematográficos. Se trata de un relato cinematográfico en blanco y negro, que apela frecuentemente a planos panorámicos con profundidad de campo.

El relato transcurre lenta pero orgánicamente. En algunas secuencias, como en el parto de Cleo o en el incendio en el bosque, Cuarón aplica la técnica de planos paralelos, creando un efecto de contrapunto en el discurso.

Roma Cuarón
Planos paralelos: en el primer plano, un hombre canta; en el segundo, todos intentan controlar un incendio. 
Roma Cuarón
Planos paralelos: en el primer plano, Cleo está en la expectativa de la salud de su bebé;
en el segundo, los médicos tratan de revivir a la criatura. 

Además, es también una película autorreflexiva o metacinematográfica, es decir, que incluye lo cinematográfico como una de las aristas temáticas del filme. Dentro de Roma podemos ver fragmentos de películas que fueron referencia esencial para la formación de Cuarón como director. Vemos también como el cine de la colonia, como espacio físico, se vuelve el lugar de los encuentros y desencuentros de los personajes. 

El contexto sociopolítico

Roma Cuarón

La pieza se sitúa en un contexto polémico: por un lado, se representa el espíritu pujante de la modernización de América Latina, por medio de los signos de una clase media alta que aspira al señorío económico; por el otro, se expone la alternancia de este mundo de expectativas modernas con la supervivencia atávica de las culturas prehispánicas, aún marginales dentro del sistema dominante. Junto a esto, se respira a tensión social y política creciente que desencadena la matanza del Jueves de Corpus, acaecida el 10 de junio de 1971.

A la familia de Sofía la acompañan algunos signos de distinción social de la clase media acomodada: Antonio y Sofía son profesionales aunque ella no trabaja; Antonio tiene un automóvil Galaxy y viaja con frecuencia alegando trabajo; la prole es numerosa; tienen dos criadas en casa, mascotas y amigos adinerados que les dan prestigio.

Representación del patriarcado

Roma Cuarón

Antonio representa, simbólicamente, la imagen del mundo patriarcal y modernizador. Es el típico padre proveedor y distante, con un mundo ajeno al hogar. Para él, el hogar se vuelve chiquito. La secuencia que nos presenta al personaje lo dice todo: Antonio conduce un automóvil de última generación que no cabe en el estacionamiento. Él quiere ser la imagen de un hombre próspero, moderno y libre. Sus expectativas son mayores que la modesta vida cotidiana de la familia en Roma.

La representación del patriarcado no es solamente visible en Antonio. También lo es en los personajes de Fermín, Ramón y, en un sentido amplio, en el campo de entrenamiento de Los Halcones, grupo paramilitar del gobierno mexicano activo entre los años 60 y 80. Fermín, desde la primera escena, hace una exhibición de fuerza física mientras está desnudo; símbolo de una violencia cruda.

Ramón es un joven diletante que no se compromete con su entorno inmediato. El orden patriarcal se concreta en la violencia del Estado mexicano, que impone por la fuerza su voluntad. El orden patriarcal es, pues, violento y abocado a lo público. 

Develando la intimidad matricentral 

Roma Cuarón

En una casa de familia con un padre ausente, primero emocional y luego físicamente, es claro que se construye un mundo centrado en la filialidad materna, algo que algunos llaman una cultura matricentral, representada en Cleo y Sofía.

Evitamos el término matriarcal, pues en realidad no es un régimen de la madre como jefe y garante del orden. Se trata, más bien, de un acomodo de la familia al cuidado, casi siempre inadvertido, de las mujeres de la casa, que en su silencio resignado sostienen el corazón de todos y acaban también por ser el sostén económico del hogar.

Sofia también, a su modo, es una mujer silenciada como Cleo. Ella sufre con resignación y bajo humillación, el progresivo abandono de Antonio, su maltrato psicológico, su autoritarismo camuflado, su ausencia física y, de un modo inconsciente, la inhibición de su libertad al hacerla dependiente de él sin que ello sea necesario. Sofía inicia su relato como alguien servil a otro tipo de amo: el patriarca o, mejor dicho, el patriarcado, un sistema que domina en su propio imaginario.

Al comprender que ha sido abandonada con cuatro hijos, tal como Cleo lo ha sido en su embarazo, Sofía comprende que ambas son iguales. De esta forma, ella dará el primer paso resuelto para romper la línea que separa a mucamas y patronas: Sofía pasa de ser la patrona benevolente, a retratarse junto a Cleo en el drama universal de la mujer. Así inicia su transformación personal que se expresa en las acciones de chocar y vender el Galaxy de Antonio, símbolo del fin del reinado patriarcal en el hogar.

Cleo, equilibrio del discurso y de la familia

Roma Cuarón

En esa vida cotidiana, Cuarón muestra la paradoja máxima, que es a su vez el centro emocional del relato: Cleo, aquella que parecía orbitar alrededor de la familia de Sofía, es, en realidad, la columna pivotal que sostiene la casa y evita el verdadero desastre. Ella es el centro del sistema, es la luz incandescente a través de la cual todos orbitan, como el sol.

Dos símbolos, por nombrar apenas algunos, son claves: 1) solamente Cleo puede mantener el equilibrio en un pie con los ojos cerrados, cuando aplica el ejercicio que un maestro indica a los alumnos del campo de entrenamiento. 2) el único momento en que Antonio interactúa afectivamente con alguien es con Cleo, antes de dar a luz en el hospital. 

Cleo es una maestra de vida tan natural como las aves del cielo y los lirios del campo, los que, según Kierkegaard, son los mejores maestros, no por dar lecciones a través de discursos arrogantes, sino por mostrar con la humildad de su silencio, cómo se vive hermosamente de la gracia cotidiana. Así es Cleo en su sencillez, y así es el filme. No juzga, no proclama, apenas muestra.  

Roma Cuarón
En el centro del plano, mientras observa el entrenamiento de los paramilitares,
Cleo es la única sostiene el equilibrio en un solo pie y con los ojos cerrados.

Es en el desastre que Sofía, su madre y sus hijos, ven sus propias contradicciones y se abren a ver a Cleo en igualdad. Cleo, esta mujer socialmente marginada, sin derechos ni reivindicaciones, es el corazón de la familia, cuyo viaje emocional consiste en pasar de ser sujetos pasivos de sus servicios, a ser sujetos activos de un amor recíproco.

Ese amor también salva a Cleo de la culpa que la arrastra día tras día por haber deseado que su hija no naciera, cosa que confiesa tras salvar a los pequeños de ahogarse en el mar, arriesgando su propia vida. 

roma cuaron

Así como el agua limpiaba la superficie del mosaico del piso, así el agua del mar limpió el corazón de Cleo, como si de un bautismo se tratase. Cleo sale del mar no como una Venus, pero sí como un alma purificada por la confesión. Por eso lo que le espera es el abrazo misericordioso. Y como las aves del cielo y los lirios del campo, esta familia no tenía discursos ni sermones que dar. Solo un abrazo familiar y un “te queremos”, todos de rodillas y al mismo nivel, sellaron el pacto de la complicidad cotidiana

Consideraciones finales

Alfonso Cuarón crea una obra trascendente con la película Roma en la medida en que logra mantener la mirada cómplice del espectador gracias, al menos, a dos cosas: 1) por medio de la belleza que contemplamos en cada plano, y 2) a través de algo así como una falsa expectativa que nos hace preguntarnos hacia dónde se dirige.

Acostumbrados como estamos a las intrigas, los accidentes, los nudos, los puntos de giro previsibles y los grandes desenlaces dramáticos, al ver Roma siempre estamos esperando un "desastre" que nunca llega o que, en cambio, llega en forma de cotidianidad para luego dejar a la vida seguir su curso.

El desastre es otro: una sociedad fragmentada, separada, encuadrada en una inercia que pocos parecen cuestionar. Pero este desastre, estas fracturas, no detienen la vida. Cuarón hace en el filme lo que la vida real hace en nosotros y en nuestros desastres, grandes o pequeños: sigue el curso de los hechos con naturalidad, deja que se confundan con la cotidianidad, que los envuelve y disciplina con una autoridad casi pasmosa.

¿Quién es Cleo? 

En tanto arquetipo, Cleo fue inspirada en una persona real, Liboria "Libo" Rodríguez, la nana de Alfonso Cuarón durante sus años en la colonia Roma. CNN entrevistó al director y conoció de cerca sus reflexiones personales sobre el asunto. Puedes ver la entrevista aquí: 

Alfonso Cuarón

Roma Cuarón

Alfonso Cuarón es un director de cine, guionista y productor nacido en Ciudad de México en el año 1961. Estudió en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la UNAM. Inició su carrera en el país azteca y, posteriormente, comenzó a desarrollar proyectos cinematográficos en el extranjero.

Junto con Alejandro González Iñárritu y Guillermo del Toro, Cuarón es considerado uno de los más grandes directores mexicanos actuales. Todos ellos han recibido, a su vez, una estatuilla del premio Oscar. 

Entre sus filmes más conocidos se encuentran los siguientes: 

  • Y tu mamá también, 2001
  • Harry Potter y el prisionero de Azcabán, 2004
  • Children of Men, 2006
  • Gravity (merecedora del Oscar), 2013
  • Roma, 2018

Tráiler de la película 

Si aún no la has visto la película Roma, déjate emocionar por el tráiler que te presentamos aquí: 

Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, licenciada en Artes, mención Promoción Cultural (2000), con maestría en Literatura Comparada (2005), por la Universidad Central de Venezuela.