Hamlet de William Shakespeare


Hamlet, príncipe de Dinamarca (The Tragedy of Hamlet, Prince of Denmark) es una tragedia de William Shakespeare cuyo año de publicación se sitúa alrededor de 1603, ya que no se conoce la fecha con exactitud.

El argumento de esta obra gira entorno a la venganza llevada a cabo por el príncipe Hamlet para vindicar la muerte de su padre, el rey Hamlet, quien ha sido asesinado por su hermano Claudio.

Al igual que en otras tragedias del autor, el protagonista no puede evitar librarse de un destino catastrófico pese a todos sus esfuerzos por evitarlo. Asimismo, esta obra explora temas tan universales como el de la vida y la muerte, la razón y su debilidad, o la locura.

Resumen

Primer acto

En el castillo real de Elsinor, en Dinamarca, los guardias presencian el fantasma del difunto rey Hamlet.

Más tarde, el príncipe Hamlet, hijo del rey fallecido, se entera de lo sucedido gracias a su amigo Horacio. Entonces, decide permanecer despierto toda la noche para ser testigo de la aparición de su padre.

Paralelamente a este hecho, Laertes, hijo de Polonio, habla con su hermana Ofelia, quien está completamente enamorada del príncipe Hamlet, y le pide que se olvide de él. Entonces, la joven promete acatar su consejo.

Finalmente, cuando llega la noche, Hamlet consigue ver el fantasma de su padre, quien le confiesa que Claudio, su hermano, lo asesinó mientras dormía. Entonces, el rey le hace prometer a su hijo que vengue su muerte.

Después de este hecho, el príncipe duda de si el espíritu que ha visto es realmente el de su padre y si lo que este le ha contado es o no cierto.

Segundo acto

Laertes se marcha a Francia. Entretanto, Polonio, su padre, le pide a uno de sus criados que lo espíe.

Por otro lado, Ofelia le confiesa a su padre que Hamlet está loco. Después, Polonio decide hablar con los reyes para alertarles del comportamiento del príncipe y les confiesa que su locura puede deberse al amor que siente por su hija.

Más adelante, unos amigos del príncipe Hamlet llegan a palacio, tras ser citados por los reyes para averiguar a qué se debe la locura del príncipe. Asimismo, los invitados contratan a unos cómicos a fin de sacar a Hamlet de su estado.

Tercer acto

El rey Claudio y Polonio quieren descubrir a qué se debe la locura del príncipe Hamlet, si está o no relacionada con el amor que siente por Ofelia. Más tarde, descubren que este no es el motivo que explica su comportamiento.

Por otro lado, los cómicos representan su obra en el palacio. Hamlet los guía y transforma el desarrollo de los acontecimientos dentro de la misma. En ella, los actores interpretan los hechos acaecidos en palacio referentes a la muerte del padre de Hamlet, donde el hermano de este lo asesina y después se casa con su esposa.

Claudio se sorprende y se retira del lugar inmediatamente, hecho que demuestra su culpabilidad. Después, Hamlet se plantea si debe o no asesinarlo.

El príncipe habla con su madre, la cual trata de comprender el extraño comportamiento de su hijo. Durante la conversación, Polonio los espía escondido detrás de la cortina. En el dialogo, Hamlet le reprocha a su madre el temprano matrimonio con su tío. Acto seguido, el príncipe escucha un sonido que lo lleva a matar a Polonio al confundirlo con Claudio.

Finalmente, el espíritu del difunto rey aparece en la sala, aunque solo Hamlet puede verlo. Tras este hecho, Gertrudis toma a su hijo por loco.

Cuarto acto

En este acto tiene lugar el destierro de Hamlet a Inglaterra, decisión tomada por el rey Claudio, quien lo envía allí para asesinarle.

Por otro lado, Ofelia pierde la cabeza después de la muerte de su padre. Asimismo, Laertes regresa de Francia con intención de vengar el crimen.

Ante lo sucedido, Claudio intenta que Laertes crea que Hamlet es el culpable de la muerte de Polonio. Después, Horacio les ofrece noticias del príncipe, quien regresa a Dinamarca después de unos problemas ocurridos durante su viaje en barco.

Entonces, Claudio y Laertes deciden planear la muerte de Hamlet mediante un duelo al que el hijo de Polonio asistirá con el filo de su espada impregnado en veneno.

Finalmente, Gertrudis avisa de la trágica muerte de Ofelia en el río.

Quinto acto

Representación de Hamlet por Laurence Oliver
Fotograma de la película Hamlet (1948) protagonizada por Laurence Olivier.

En este acto tiene lugar el entierro de Ofelia. Al inicio, dos sepultureros preparan la tumba de la muchacha. Acto seguido, aparecen Hamlet y Horacio. Entonces, uno de los trabajadores encuentra el cráneo de Yorick, un conocido bufón con el que el príncipe estaba muy unido cuando era niño.

Más tarde, entra el cortejo fúnebre de Ofelia con Laertes al frente y el príncipe Hamlet se entera de la muerte de la joven.

Ya en el palacio, Hamlet confiesa a su amigo Horacio que modificó la carta de Claudio para salvar su vida pero, a cambio, pidió la muerte de sus amigos Rosencrantz y Guildenstern.

Después, tiene lugar el duelo entre Laertes y Hamlet, donde el primero lastima al segundo con la espada envenenada. A pesar de ello, el príncipe sigue peleando y consigue herir a Laertes.

Por otro lado, Gertrudis muere al beber de la copa de vino envenenada. Acto con el que Laertes responde arrepentido y confiesa que Claudio fue quien vertió el veneno en la copa. Ante este hecho, Hamlet actúa lleno de rabia y mata a su tío.

Antes de morir, Hamlet solicita a su amigo Horacio que el príncipe Fortimbrás sea el futuro heredero al trono de Dinamarca.

Finalmente, se cumple con la última voluntad del príncipe y Fortrimbrás ordena un funeral en su honor.

Personajes de Hamlet

Hamlet

Es el protagonista de esta tragedia, el hijo del difunto rey Hamlet de Dinamarca y su esposa Gertrudis.

El joven príncipe tiene un carácter bondadoso y, a menudo, lleva todo cuanto le acontece a la reflexión. Hamlet es inteligente y presenta un perfil filosófico ya que trata de manejar su vida guiado por el pensamiento y el cuestionamiento moral de sus actos.

Sin embargo, en un momento de la obra, muestra su carácter impulsivo. Esto ocurre cuando asesina sin piedad a Polonio al confundirlo con su tío Claudio.

Rey Claudio

Es tío del príncipe Hamlet, hermano del difunto rey. Contrae matrimonio con Gertrudis, madre de Hamlet, cuando esta se queda viuda.

Es el antagonista de la obra, el contrapunto del personaje de Hamlet.

A diferencia de su sobrino, Claudio presenta un perfil ambicioso y criminal. Es capaz de cualquier cosa, incluso de matar a su propio hermano, con tal de llegar al poder. No se deja guiar por la moral, ni la justicia ya que no duda en cometer crímenes.

Gertrudis

Es la reina de Dinamarca y la madre del príncipe Hamlet. Estuvo casada con el difunto rey Hamlet pero, tras la muerte de este, se casa con Claudio, su excuñado.

Al final, Gertrudis tiene una muerte trágica cuando bebe por error una copa envenenada.

Padre de Hamlet

El rey anterior, es el padre del príncipe Hamlet. En la obra se manifiesta como un fantasma durante las primeras escenas.

Asimismo, es el detonante de la historia, el responsable de que se desarrolle la acción. Su objetivo es trasladarle a su hijo la verdad sobre su asesinato.

Polonio

Es el chambelán del reino y asesor del rey, también es padre de Ofelia y Laertes.

Presenta un carácter dominante sobre sus hijos. Al principio no le agrada que su hijo se marche a Francia a estudiar y, cuando lo asume, envía a su asistente Reinaldo para que lo espíe.

Al final, Hamlet mata a Polonio por error mientras escucha la conversación que este tiene con su madre.

Ofelia

Es la hija de Polonio y amada de Hamlet, con quien decide terminar su relación aconsejada por su padre y su hermano. Tiene un alma sensible y bondadosa.

Cuando Hamlet asesina a Polonio, Ofelia no puede superar su pérdida y se vuelve loca, hecho que la conduce a su propia muerte.

Laertes

Es el hijo de Polonio y el hermano de Ofelia. Laertes quiere retomar sus estudios y por ello se marcha a Francia.

Tiene un carácter impulsivo y lo demuestra cuando su padre es asesinado e inmediatamente desea vengar su muerte.

Al final de la obra, Laertes muere en un duelo contra Hamlet.

Horacio

Es el mejor amigo de Hamlet desde que estudió con él en la universidad de Wittenberg. Horacio es la representación de la razón y la cordura dentro de la obra. A menudo, actúa como confidente y buen consejero del príncipe.

Horacio no muere pero sí es testigo del fallecimiento de su amigo Hamlet.

Fortimbrás

Príncipe e hijo del difunto rey de Noruega, quien fue asesinado por el antiguo rey Hamlet.

Fortimbrás busca vengar la muerte de su padre y llega a Dinamarca al final de la obra. Antes de morir, Hamlet solicita que este sea el próximo rey de Dinamarca.

Análisis de la obra

Estructura

La obra está compuesta por cinco actos, los cuales se dividen al mismo tiempo en escenas. Sin embargo, no se trata de una estructura original de la obra, sino la establecida por los editores. Así, Hamlet plantea la siguiente organización:

  • Planteamiento: abarca el primer acto, el cual gira entorno a la aparición del fantasma del rey Hamlet. Asimismo, se dan a conocer los antecedentes y el crimen de actual rey, Claudio. También se genera el detonante de la obra: la venganza del príncipe Hamlet.
  • Nudo: comprende desde el segundo acto hasta el cuarto. En esta parte se desarrolla la acción. También contiene uno de los actos más conocidos de la obra, donde Hamlet recita el monólogo de “Ser o no ser”.
  • Desenlace: tienen lugar en el último acto. Donde la venganza se lleva a cabo y, en consecuencia, la muerte juega un papel protagonista. Esta parte expone el deceso de Claudio, Gertrudis, Laertes y el príncipe Hamlet.

Lenguaje y estilo

Esta tragedia está escrita en verso casi en su totalidad, sin embargo en ocasiones está presente la prosa.

Asimismo, los diálogos y monólogos también forman parte de la obra. Los primeros, tiene la finalidad de hacer avanzar la acción. En ellos aparecen diversidad de registros, en función de cada personaje, pueden ir de un estilo cortesano al coloquial.

Por otro lado, los soliloquios tiene una finalidad “filosófica”, en ellos se pueden apreciar las grandes reflexiones de Hamlet. El monólogo de Hamlet durante el tercer acto es un referente dentro de la literatura universal.

Temas

La venganza

El asunto principal y catalizador de la obra. La venganza se convierte en el gran dilema de Hamlet cuando recibe la visita del fantasma de su padre.

Sin embargo, no es el único personaje que se plantea tomar represalias. Laertes y Fortimbrás también quieren vengar la muerte de sus respectivos progenitores.

La hipocresía

Este tema aparece reflejado en las acciones de algunos personajes de la obra. El mayor ejemplo de falsedad es la mostrada por el rey Claudio, quien con sus intervenciones da a entender un sentimiento de pena por la muerte de su hermano.

Sin embargo, la realidad es descubierta por el fantasma del rey Hamlet y por la representación de teatro, cuando su rostro cambia al visualizar la escena que simula la muerte de su hermano.

En Polonio también se puede ver un ejemplo de hipocresía cuando decide mandar a Reinaldo a Francia para espiar a su hijo.

En esta obra, las apariencias engañan y, a menudo, la verdadera cara de los personajes se pone de manifiesto en los monólogos, donde se descubren sus intenciones reales.

La muerte

La muerte es el trágico destino de muchos personajes a lo largo de esta obra. Asimismo, se convierte en un camino a considerar para acabar con la agonía que los atormenta. En el primer soliloquio de Hamlet, el príncipe desea profundamente su propia muerte.

¡Oh! ¡si está demasiada sólida masa de carne pudiera ablandarse y liquidarse, disuelta en lluvia de lágrimas!

Por otro lado, la traición, la venganza o la locura son algunos de los motivos que originan el fatal destino de otros personajes como son Polonio, Ofelia, Claudio, Laertes o Gertrudis. Incluso la muerte del príncipe Hamlet al final de la obra.

La razón y la locura

El dilema que más inquieta a Hamlet es si debe actuar sin pensar o, por el contrario, dejarse guiar por la razón.

Aparentemente, el príncipe es una persona racional. Sin embargo, en ocasiones, actúa de manera impulsiva. Por ejemplo, cuando asesina a Polonio o cuando habla con Ofelia.

Entonces, ¿Hamlet está o no está loco? Esta es la duda que aparece primero entre algunos personajes de la obra, los cuales intentan justificarla de alguna manera. Pero, esta incertidumbre también se extiende en el lector conforme avanza la obra.

Por otro lado, ¿es la locura el motivo de la muerte de Ofelia? La joven no puede superar la muerte de su padre y termina suicidándose.

Así, este asunto también es importante en la obra, que tras su lectura podríamos llegar a cuestionarnos ¿es la locura una amenaza que planea sobre los seres humanos?

Ser o no ser, esa es la cuestión

Es una de las frases más famosas de Hamlet, también de la literatura universal. Asimismo, es la cita que mejor resume el espíritu de esta tragedia de William Shakespeare.

Este monologo también podría dar respuestas a por qué la obra Hamlet ha logrado pasar casi intacta la barrera del tiempo. Y es que, a pesar de los siglos, esta historia abarca conflictos internos del propio ser humano, su existencia y la duda sobre sus propios actos. Razón frente a ímpetu.

Ser o no ser, esa es la cuestión.

Así como los dilemas del espíritu humano transcienden con el paso del tiempo, Hamlet es y será una obra "viva" mientras seamos seres pensantes y debamos tomar decisiones. Porque esta obra de Shakespeare es la eterna representación de la duda y la desesperación del ser humano.

También te puede interesar: Ser o no ser, esa es la cuestión

William Shakespeare

William Shakespeare

William Shakespeare fue un dramaturgo y poeta inglés. Es considerado uno de los escritores más relevantes de todos los tiempos.

Nació en la pequeña localidad inglesa de Stratford-on-Avon, en el seno de una familia acomodada.

En 1582 contrajo matrimonio con Anne Hathaway, con quien vivió en Londres. Allí creo diferentes compañías de teatro y trabajó para la corte.

Asimismo, Shakespeare escribió innumerables piezas teatrales, que destacan por un dominio del lenguaje extraordinario. Sus obras han sido capaces de superar el paso del tiempo y, muchas de ellas, siguen siendo representadas de manera exitosa.

Entre sus títulos, cabe mencionar: Hamlet, Otelo, Romeo y Julieta, El sueño de una noche de verano, Julio César, La tempestad y Sonetos, su obra poética.

Si te gustó este artículo, también te puede interesar:

Actualizado en