5 cuentos de hadas que nadie debería contar a los niños


Taysa Coelho
Taysa Coelho
Jornalista
Publicado en

Aunque los cuentos de hadas encantan a niños y adultos con sus fantasías, también pueden guardar oscuros secretos. Si bien fueron creados para transmitir lecciones de moral, muchos de ellos eran considerablemente más sombríos que las versiones que conocemos actualmente.

Violencia, crueldad y venganza eran frecuentes en estas historias, creadas por autores como los Hermanos Grimm y Hans Christian Andersen. A pesar de ser extrañas, estas fábulas nos ayudan a entender la cultura y los valores de las sociedades europeas antiguas.

He aquí cinco cuentos de hadas que asustarían a cualquier niño.

Barba Azul: asesinatos en serie

En la actualidad, Barba Azul es uno de los pocos cuentos de hadas que aún se puede encontrar en una versión poco adecuada para niños. La historia de Charles Perrault trata sobre un hombre de reputación siniestra que, a pesar de tener varias esposas desaparecidas, logra conquistar la mano de otra doncella.

Después de la boda, la joven se queda sola en casa con una única instrucción: no entrar en una de las habitaciones del castillo. Curiosa, no puede resistirse y entra en el lugar, encontrando los cuerpos de las otras esposas colgados en ganchos. Cuando es descubierta, casi se convierte en otra víctima, pero logra escapar del villano con la ayuda de sus hermanos.

El Enebro: macabro es poco

Este cuento macabro de los Hermanos Grimm es poco conocido y narra una tragedia familiar que pone los pelos de punta. En él, la segunda esposa de un hombre siente envidia de su hijastro, fruto de un matrimonio anterior. Lo mata dejando caer una pesada tapa de una caja sobre su cabeza.

Y, créelo o no, la historia empeora aún más. Para ocultar el crimen, la mujer simplemente cocina al niño y lo sirve a la familia. La hermana recoge los huesos y los coloca bajo el enebro, donde el muchacho se transforma en un pájaro que cantaba la extraña melodía:

Mi madre me mató,
mi padre me comió,
y mi buena hermanita
mis huesecitos guardó.
Los guardó en un pañito
de seda, ¡muy bonito!,
y al pie del enebro los enterró.
Kivit, kivit, ¡qué lindo pajarito soy yo!.

La Sirenita: muere al final (spoiler)

Versão humanizada de uma sereia cinza com cauda verde, se desfazendo na espuma do mar
(generado por IA)

La versión original de La Sirenita de Hans Christian Andersen es cualquier cosa menos encantadora. Para transformarse en humana, la joven tiene que ceder su voz y su lengua a la Bruja del Mar. Además, tiene que soportar el dolor como si estuviera pisando cuchillos a cada paso que da.

En esta versión menos romántica, la villana le concede sólo tres días para conquistar al príncipe. Si no lo logra, se convertirá en espuma de mar.

A pesar del sacrificio de la sirenita, esta historia no tiene un final feliz, pues el príncipe la ve como amiga. Para salvarse de la maldición, ella tendría que matarlo, pero se sacrifica por amor y termina convirtiéndose en espuma.

Los Cisnes Salvajes: peligro en los detalles

Comparado con los cuentos de hadas anteriores, este puede parecer más ligero. Sin embargo, en los detalles se esconden cuestiones serias. Escrito por Hans Christian Andersen, Los Cisnes Salvajes narra la historia de 11 hermanos transformados en cisnes por su madrastra.

La única que puede salvarlos es su hermana Elisa, quien necesita tejer 11 camisas de ortiga mientras guarda silencio durante seis años. A lo largo de la narrativa, la joven es acusada de brujería y casi es quemada viva en la hoguera.

Además, la villana tenía la costumbre de frotar nuez en la piel de la chica para oscurecerla y hacerla "fea". Algo bastante inapropiado y racista. Otro punto grave es que, al final de la historia, la joven termina casándose con un rey mucho mayor que, cuando la conoce, la llama "dulce niña".

Cenicienta: un final nada feliz para las hermanas

Este es otro cuento de hadas adorado por niños y adolescentes con una versión original un poco más tensa. En la historia creada por los Hermanos Grimm, la joven es una huérfana explotada por su madrastra, al igual que en la versión más famosa.

Sin embargo, las hermanastras de la chica también sufren. Cuando el príncipe visita las casas en busca de su amor, ellas se cortan los dedos y los talones en vano para que los pies les entren en el zapato. Además, en la boda de Cenicienta, ambas quedan ciegas al recibir picotazos de palomas en los ojos. ¿Trágico, no?

¿Ya conocías estas historias o sus versiones nada infantiles?

*Traducido y revisado por Catalina Arancibia Durán

Ver también:

Taysa Coelho
Taysa Coelho
Movida pela curiosidade, adora conhecer coisas novas e acredita que, por isso, se tornou jornalista. No tempo livre, gosta de ir à praia, ler, ver filmes e maratonar séries. Carioca formada pela UFRJ, atualmente vive em Portugal, país que adotou.