Mural El hombre controlador del universo de Diego Rivera


Qué es el mural El hombre controlador del universo de Diego Rivera:

El mural El hombre controlador del universo, de Diego Rivera (1886-1957), es una réplica en México de la obra Man at the crossroads (Hombre en la encrucijada), obra del mismo artista, comisionada en 1933 para el Centro fotográfico Rockefeller en Nueva York.

Mural El hombre controlador del universo de Diego Rivera

El mural El hombre controlador del universo fue terminada para el Palacio de Bellas artes de la Ciudad de México en 1934 midiendo 480 centímetros de alto por 1145 centímetros de largo. La obra rescata la idea original gracias al registro fotográfico de Man at the crossroads antes que fuese destruida.

El tema principal del mural El hombre controlador del universo (Man, controller of the universe, en inglés) es un fruto de la idea original del hombre en la encrucijada. En este caso se manifiesta en el cruce de un momento histórico y político, sirviendo como un preludio que anuncia la futura Segunda guerra mundial (1939-1945) y posterior Guerra Fría (1945-1989).

Análisis del mural El hombre controlador del universo

El mural El hombre controlador del universo, Diego Rivera busca mostrar su visión sobre los mundos antagónicos de los cuales se compone su universo:

  • Macrocosmos y microcosmos
  • Tradición y ciencia
  • Anonimato y reconocimiento
  • Capitalismo y el comunismo
  • Naturaleza y máquina
  • Hombre y mujer

Macrocosmos y microcosmos

El mural se encuentra dividido por el hombre en medio del cuadro rodeado de cuatro elípticas que recuerda una cruz, símbolo de la encrucijada. Las elípticas muestran de forma alternada el microcosmos a través de células y el macrocosmos mediante imágenes del cielo con el sol y la luna como protagonistas.

Tradición y ciencia

En los extremos del cuadro se logra apreciar dos esculturas de mármol. En el extremo derecho se encuentra un Zeus, o lo que parece un dios de la mitología griega, sosteniendo con sus brazos sin manos un rayo y colgado en su cuello una cruz cristiana y en el extremo izquierdo del cuadro, aparece una escultura tradicional de un césar sosteniendo un objeto con una suástica, cuya cabeza se encuentra como asiento para los trabajadores que asisten a la revolución.

Las estatuas ubicadas a los extremos es una crítica al arte y pensamiento tradicional. La religión y la política tradicional están en decadencia no teniendo ni brazos ni cabeza.

Contrastando con lo tradicional, se encuentra debajo de Zeus, el inglés Charles Darwin (1809-1882) padre de la teoría de la evolución por selección natural con una especie de radiografía del cráneo humano, que muestra el reemplazo de la superstición por el dominio científico de la naturaleza. Al extremo derecho, se encuentran debajo del césar, los personajes emblemáticos del movimiento socialista que Diego Rivera admiró en vida, especialmente por sus aportes contra la lucha de clases, la represión y el fascismo: Karl Marx (1818-188), Friedrich Engels (1820-1895), León Trotsky (1879-1940) y Bertram D. Wolfe (1896-1977).

Ver también 5 obras fundamentales de Diego Rivera.

Anonimato y reconocimiento

El anonimato de aquellos que forman parte de una manifestación o revolución como se muestra a la derecha del cuadro, empatiza con los soldados de una guerra, en este caso reflejado en aquellos de la Primera Guerra Mundial (1914-1918) a la izquierda.

Debajo de estos grupos anónimos que representan a su vez la lucha contra la corrupción a través de la represión y la guerra, se encuentran los personajes reconocidos por la sociedad mencionados anteriormente en el apartado “Tradición y ciencia”. Además, más al centro del mural, se encuentra en contraposición los policías en las manifestaciones que apenas se logran distinguir como símbolo de represión en ambos lados.

Formando parte del círculo que abarca la gran máquina que el hombre en el centro controla, se encuentra la élite, personas de notoriedad y poder. Del lado izquierdo, se puede apreciar los excesos de la clase alta y del lado izquierdo a Lenin sosteniendo las manos de trabajadores multirraciales.

Capitalismo y el comunismo

El tono político del cuadro inicial llamado Man at the crossroads (Hombre en la encrucijada) se intensifica cuando Rockefeller pide al artista retirar las referencias sobre el Primero de Mayo (May Day). Después de esa advertencia, Rivera vuelve a provocar al magnate Rockefeller plasmando la figura de Vladimir Lenin (1870-1924) en la obra, censurando de esta manera de forma definitiva e inmediata el mural.

Naturaleza y máquina

El centro del mural se encuentra el hombre trabajador que controla el universo a través de una máquina enorme, cuyo centro aparece una mano derecha controlando la orbe, se sitúa por arriba de plantas autóctonas de México en medio de cañerías y estructuras industriales. Esta franja es original de El hombre controlador del universo.

Hombre y mujer

El hombre en el centro del cuadro equilibra su naturaleza femenina bajo la mirada de cuatro mujeres que parecen fuera de contexto con sus ropas blancas inmaculadas. El grupo femenino junto con el hombre en el centro son los únicos personajes que parecen tener algún tipo de control sobre lo que acontece, equilibrando la dualidad femenino-masculino.

Personajes del mural El hombre controlador del universo

En el mural El hombre controlador del universo se encuentran los siguientes personajes y eventos:

  • Zeus o algún dios de la mitología griega.
  • César, lo que representa.
  • Charles Darwin (1809-1882).
  • Karl Marx (1818-188).
  • Friedrich Engels (1820-1895).
  • León Trotsky (1879-1940).
  • Bertram D. Wolfe (1896-1977).
  • Vladimir Lenin (1870-1924).
  • Soldados de la Primera Guerra Mundial.
  • Manifestantes de la Revolución de Octubre en Rusia.
  • Ciudadanos del mundo capitalista y del mundo comunista.