La Escuela de Atenas de Rafael Sanzio


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Especialista en Artes, Literatura Comparada e Historia

La Escuela de Atenas es un fresco de Rafael Sanzio realizado entre 1510-1511. Está ubicado en la Estancia del Sello o Stanza della Segnatura —una habitación destinada a ser la biblioteca papal en el Palacio Apostólico del Vaticano.

Forma parte de las “Estancias del Vaticano”, un conjunto de cuatro habitaciones del Palacio, cuya decoración fue encargada por el papa Julio II a varios artistas, aunque finalmente estos fueron remplazados por Rafael. Por eso hoy en día esas estancias se conocen también como “Estancias de Rafael”.

La Escuela de Atenas representa el valor del pensamiento científico y la verdad natural, cuyo desarrollo es atribuido a la Antigüedad clásica. La obra encarna todo el programa cultural del Renacimiento, pues vemos la presencia de los grandes pensadores y científicos del mundo clásico, e incluso del mismo Renacimiento.

Análisis de La Escuela de Atenas de Rafael Sanzio

rafael
Rafael Sanzio: La Escuela de Atenas. 1510-1511. Fresco. 500 cm × 770 cm. Museos del Vaticano, Vaticano.

La Escuela de Atenas es una pintura al fresco que tiene una base de 7,7 metros de ancho y alcanza una altura máxima de 5 metros en el extremo del arco. Construida a partir de la perspectiva lineal o en punto de fuga, la escena se enmarca en un espacio arquitectónico severo.

Rafael aprovechó la técnica de la arquitectura pintada para crear una mayor sensación de profundidad, tal como había aprendido de Perugino.

No buscó referencias constructivas en el mundo griego sino en el romano, particularmente en la obra de Bramante. Este arquitecto había estado a cargo del proyecto para la renovación de la Basílica de San Pedro, de estética paleocristiana.

Descripción de la escena

rafael
Las líneas rerepresentan la perspectiva lineal o en punto de fuga.

Como escenario, Rafael representa tres bóvedas de cañón sucesivas, formadas por arcos de medio punto, cuyos fondos abiertos y separaciones sugeridas crean mayor sensación de profundidad. A los lados de tales bóvedas, vemos una galería de columnas y estatuas, referencia alegórica de la cultura grecolatina.

Dos figuras escultóricas flanquean la escena y la dominan en la mitad superior. Se trata de Apolo, símbolo del orden, la armonía y la razón, y Atenea, símbolo de la sabiduría, las artes y la estrategia bélica.

Sobre este escenario, vemos la representación de diversos personajes históricos del ámbito de la filosofía, la matemática, la ciencia, las artes y la política. Ellos conviven con la presencia extemporánea de algunas figuras de la época renacentista, incluido en propio Rafael.

Los personajes más importantes son las dos figuras del centro de la composición, que fácilmente podemos ubicar por el cielo claro y diáfano que se abre detrás de sus cabezas. Se trata de los filósofos Platón y Aristóteles, protagonistas indiscutibles de la escena.

Personajes de La escuela de Atenas

La Escuela de Atenas tiene muchos personajes. Hasta el momento, no se han logrado identificar a todos ellos, aunque sí a la mayoría. Por si no fuera poco, algunas atribuciones realizadas hasta la fecha son dudosas, de manera que existen diferentes hipótesis.

En varios casos, Rafael usó como referente físico a personalidades contemporáneas. A continuación veremos cuáles son los personajes representados y sus atributos o símbolos. Aquellos que están sujetos a duda serán identificados en su momento.

rafael

1. Platón. Platón, quien ha sido representado con los rasgos del maestro Leonardo da Vinci, sostiene el libro Timeo. Su dedo apunta hacia el cielo. Este gesto hace referencia a la Teoría de las Ideas que fundamenta su línea de pensamiento.

2. Aristóteles. A la derecha de Platón, vemos a Aristóteles sosteniendo el libro Ética. Su mano derecha, a la altura de la cintura, mantiene la palma paralela a suelo. Con ello, Rafael alude a la teoría de las formas de Aristóteles, quien pensaba que las cosas son en sí mismas y que no existen como realidad dual (separación cuerpo y alma).

3. Heráclito (como Miguel Ángel). Filósofo, representado como Miguel Ángel tanto en facciones como atuendo y, a su vez, sobre una base de mármol.

4. Diógenes. Pensador de la escuela cínica, famoso por su desinterés en los usos y costumbres sociales, a lo que contraponía el principio de la autonomía.

rafael

5. Zenón de Elea: Fue un filósofo griego discípulo de Parménides, representante de la escuela eleática.

6. Epicuro. Fue el creador del epicureísmo que, entre otras cosas, negaba la inmortalidad del alma y defendía el hedonismo.

7. Federico Gonzaga. Federico Gonzaga era entonces el duque de Mantua, por nombramiento de León X. Fue un importante mecenas.

8. Anaximandro (?). Este personaje pudiera ser Anaximandro, discípulo de Tales de Mileto, fue conocido como filósofo y geógrafo. También se han sugerido los nombres de Severino Boezio, Aristosseno, Senocrate y Empedocle.

9. Averroes. Averroes fue un filósofo, matemático y médico andalusí de la Edad Media (siglo XII), quien enseñaba también leyes islámicas.

10. Pitágoras. Filósofo y matemático griego. Además de un libro, frente a él vemos una pizarra que muestra del triángulo numérico “Tetraktys”, símbolo de la unidad del universo, y vemos también el símbolo de la teoría de la armonía musical.

11. Telange: Discípulo de Pitágoras, encargado de sostener la pizarra para él.

12. Hipatia de Alejandría. Filósofa y profesora neoplatónica, conocida por sus contribuciones en matemática, astronomía, álgebra y geometría.

13. Parménides. Filósofo, precursor del idealismo platónico y fundador de la escuela Eleática.

rafael

14. Alejandro Magno. Rey de Macedonia, quien venció a los persas y extendió su imperio a Grecia, Egipto hasta la India. Alejandro Magnno llegó a ser discípulo de Aristóteles.

15. Jenofonte o Antístenes. Jenofonte fue un historiador, filósofo y militar. Una de sus obras más importantes es Helénicas, sobre la Guerra del Peloponeso. También pudiera tratarse de Antístenes, fundador de la escuela cínica en la Antigüedad griega.

16. Alcibíades. Algunos investigadores proponen que esta figura podría tratarse de un personaje de El Banquete de Platón llamado Alcibíades, debido a que se encuentra dialogando con Sócrates.

17. Sócrates. Es considerado el padre del pensamiento filosófico griego e impulsor de la dialéctica. Fue el maestro de Platón.

rafael

18. Plotino: Filósofo neoplatónico, cuya teoría sobre la trinidad y el Uno ha sido fuente de inspiración para la filosofía cristiana. Se cree que el modelo de referencia es el papa Julio II.

19. Homero. Homero es el autor a quien se le atribuye la composición de La Ilíada y de La Odisea, obras literarias fundamentales de la cultura griega.

rafael

20. Euclides o Arquímedes (como Bramante). No se sabe a ciencia cierta a quién representa esta figura, pero a juzgar por el uso del compás, puede tratarse de Euclides o de Arquímedes. El rostro es el de Leonardo Bramante, arquitecto del Renacimiento.

21. Ptolomeo. Astrónomo, geógrafo, matemático y químico de la transición entre el siglo I y el siglo II c.C, de origen greco-egipcio. El personaje sostiene un globo terráqueo.

22. Apeles (como Rafael Sanzio). A todas luces, esta figura es un autorretrato de Rafael Sanzio, pero este encarna al personaje de Apeles, pintor de la Edad Antigua. Normalmente, cuando esto ocurre en pintura, el autor mira directamente al público, rompiendo la ficción.

23. Protógenes (como El Sodoma). Protógenes era otro pintor de la Edad Antigua, rival de Apeles. Rafael lo retrata como El Sodoma (sobrenombre de Giovanni Antonio Bazzi), un pintor contemporáneo a quien Rafael sustituyó para el encargo de la Estancia del Sello.

24. Zoroastro o Estrabón. El personaje porta un globo celeste. La tesis más difundida sostiene que se trata de Zoroastro, un profeta fundador de una de las primeras religiones monoteístas, conocida como mazdeísmo. Otros investigadores sugieren que se trata de Estrabón, un geógrafo e historiador griego.

La Academia ateniense, un instituto fundado por Platón

rafael
Estancia del Sello o Stanza della Segnatura, Palacio Apostólico.

Todos estos personajes evocan de manera idílica lo que fue La Academia de Atenas, en la que Rafael encontró inspiración conceptual. La Academia de Atenas fue una escuela fundada por el propio Platón hacia el siglo IV a.C. para la enseñanza de la filosofía, las matemáticas, la astronomía, la medicina y la retórica.

Esta academia, donde personalidades como Aristóteles recibieron su formación, fue de tal importancia para el mundo antiguo que su existencia se prolongó hasta el siglo V d.C., casi nueve siglos. Su funcionamiento no fue continuo por diversas causas, pero ciertamente mantuvo su vigencia en el pensamiento.

Te puede interesar:

Significado del fresco La Escuela de Atenas

El significado del fresco de Rafael puede sintetizarse en la celebración de la filosofía, madre de todas las ciencias, así como en la celebración del pensamiento científico y el reconocimiento a los aportes de los pensadores (filósofos, matemáticos, geómetras, etc.) de la antigüedad.

Acorde con ese espíritu renovador, Rafael quiso crear una idílica academia que es, a su vez, el recuerdo de las grandezas de la Academia de Atenas, fundada por Platón.

El investigador Giulio Carlo Argan comenta que esta obra representa la sabiduría antigua. Por eso, el pintor descarta la representación de la naturaleza y se enfoca en las personalidades y la arquitectura.

La arquitectura se vuelve así, según Argan, símbolo de la construcción del pensamiento humano. Y las personas, tratadas de un modo monumental también, son encarnación de este principio. Así, Argan agrega que este «...pretende ser un edificio “renacido”, del mismo modo que la sabiduría de los pensadores de la Antigüedad se ha visto “renacida” a través del pensamiento y de la doctrina cristiana».

El arte como conocimiento

Junto a la valoración del pensamiento filosófico y científico, Rafael introduce uno de los elementos más originales del Renacimiento frente a la predecesora Edad Media.

No referimos a la inclusión de artistas en la obra, ya sea como referencia directa o como modelos. Rafael, al igual que sus colegas contemporáneos, como Leonardo, se abocó a la defensa de la dignidad de las artes plásticas como forma de conocimiento.

Al incluir la representación de Leonardo, Miguel Ángel, Bramante, El Sodoma e, incluso, él mismo, Rafael está subvirtiendo el pensamiento antiguo que condenaba a la plástica como un mero arte mecánico.

De este modo lo eleva al mismo nivel del que gozaban las artes liberales, que se agrupaban hasta entonces en el Quadrivium y el Trivium. El Quadrivium incluía aritmétrica, geometría, astronomía y música. El Trivium incluía gramática, dialéctica y retórica.

La luz como metáfora del conocimiento

Ahora, ¿por qué si Rafael quería revivir la Academia de Platón, se inspiró en la forma arquitectónica del proyecto de Bramante para la basílica de San Pedro? Esto ocurrió porque, según los investigadores Charles, Manca y McShane, Rafael quiso darle materialidad a la ideal del “Templo de la Filosofía”, una tesis defendida por el pensador Marsilio Ficino.

Los autores Charles, Manca y McShane exponen también que la obra está dominada por la luz franca y diáfana. ¿Cómo lo interpretan? Lo interpretan como una metáfora del camino que lleva al conocimiento.

Como conclusión podemos afirmar que en esta obra de Rafael, son los seres humanos el centro de la pasión creadora. Son ellos los protagonistas de la escena. Ellos, con sus conocimientos y su curiosidad, ellos como “descubridores” de los misterios de la naturaleza.

Esto no es otra cosa que expresión de una cultura que encuentra en el pensamiento racional el fundamento de los valores cívicos. La Escuela de Atenas de Rafael Sanzio es un compendio del humanismo antropocéntrico. Si existe una obra que resuma los valores y características del Renacimiento italiano, esa es La Escuela de Atenas.

Referencias

  • Argan, Giulio Carlo: Renacimiento y barroco (II. De Miguel Ángel a Tiépolo), Madrid: Ediciones Akal, 1999.
  • Brisson, Luc: “Platonismo” en VV. AA.: Diccionario Akal de El saber griego, Madrid: Akal, 2000.
  • Charles, Victoria, Joseph Manca y Megan McShane: 1000 Pinturas de los Grandes Maestros, México: Númen, 2006.
Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, cantante, licenciada en Artes (mención Promoción Cultural), con maestría en Literatura Comparada por la Universidad Central de Venezuela, y doctoranda en Historia en la Universidad Autónoma de Lisboa.