La Escultura El pensador


El pensador, Le penseur (en francés) o The thinker (en inglés) es una escultura impresionista de metal creada en el año 1881 por el escultor francés Auguste Rodin (1840-1917).

Es la obra más famosa de Rodin porque rompió con las principales corrientes de arte y porque consiguió transmitir 'el pensar' universal en toda su dimensión; desde la cabeza hasta la punta de los pies.

La escultura original de El pensador se encuentra actualmente en Francia en el Museo de Rodin, o Musée Rodin en francés, y mide 71,5 cms de alto, 58 cms de largo y 40 cms de ancho.

El pensador de Rodin

Significado de la escultura El pensador

La obra más famosa del escultor Rodin representa lo universalmente transversal en nuestra calidad de seres humanos: la capacidad de pensar. Rodin, a pesar de no pertenecer oficialmente a ninguna corriente artística, logra con su particular técnica transmitir la acción de pensar en cada músculo, posición y mirada del personaje alegórico, convirtiéndolo en el pensador por excelencia.

La particularidad de El pensador no radica solo en la técnica y lo que representa sino también en su poder de evocar la capacidad de transformar el entorno que lo rodea. Transmite una emocionalidad universal y a la vez particular para cada individuo.

Características de la escultura El pensador

El pensador era originalmente una de las muchas piezas de la obra escultórica La porte de l'enfer o La puerta del infierno. Este fue el primer encargo público al escultor Rodin y sería exhibido en el futuro Museo de París. El pensador iba a ser el poeta Dante Alighieri quién miraría de lo alto para su obra La divina comedia plasmada en las puertas del infierno.

El pensador o El poeta como fue llamado en sus primeros años por su ligación a Dante, fue exhibido por primera vez como pieza individual en el año 1904 donde recibió muchas críticas positivas. Fue la catapulta de la carrera de Rodin la crítica del editor Gabriel Mourey en la revista de arte Les arts de la vie.

La segunda reproducción de la obra más famosa de Rodin sería exhibida al frente del Panteón en París en el año 1906, año en que comienza un periodo de tensiones políticas y sociales. El pensador se convertiría en el símbolo del movimiento socialista francés durante todo ese periodo. La escultura de Rodin sería difundida y alcanzaría fama internacional.

Auguste Rodin comienza a recibir múltiples encargos de la escultura El pensador. A partir de la pieza original, Rodin pedía a sus asistentes el trabajo inicial de esculpir la forma y él se encargaba de dar los toques finales a sus pensadores.

El primer modelo de El pensador fue hecho de terracota y esculpido enteramente por las manos de Auguste Rodin. Luego Rodin construye un molde de escayola (yeso calcinado mezclado con agua) para las siguientes 50 reproducciones en bronce.