El mito de Sísifo


Marián Ortiz
Marián Ortiz
Especialista en Medios Audiovisuales
Publicado en

Sísifo es una de las figuras más representativas de la mitología griega. Fundador de Corinto, de él se dice que fue uno de los hombres más astutos. Su inteligencia lo llevó a obtener beneficios, incluso más allá de la ética y, en consecuencia, fue sometido a una dura condena en el inframundo por burlar a la Muerte y enojar a los dioses.

El castigo de Sísifo consitía en subir una enorme roca a una alta cima, pero cuando estaba cerca de alcanzarla, el peñasco volvía a caerse y debía subirlo de nuevo sin descanso.

El mito sigue estando presente en nuestros días. A lo largo del tiempo, ha sido interpretado en distintas disciplinas, adquiriendo distintos significados. Veamos.

El rapto de Egina

Pintura de Egina
Jean-Baptiste Greuze: Aegina visited by Jupiter. 1767. Óleo sobre lienzo. 147 cm x 195,9 cm. Museo Metropolitano de Arte (Nueva York).

Zeus raptó a Egina, la hija del díos-río Asopo. Sísifo aprovechó la ocasión cuando Asopo pasó por Corinto para confesarle que había visto a su hija con Zeus. Todo ello a cambio de que Asopo hiciera brotar agua por su reino.

El enfado de Zeus y la burla a Tánatos

Después de lo ocurrido, Zeus se enfureció con Sísifo por delatarlo. Como venganza, el dios le mandó a Tánatos, la muerte.

La astucia de Sísifo le permitió secuestrar y paralizar a la Muerte utilizando cadenas. Por ello, durante un tiempo nadie moría.
Después, Ares consiguió liberar a Tánatos y envió a Sísifo al infierno. Antes, este le había pedido a su esposa que no le hiciera cortejos fúnebres con la intención de poder volver.

El engaño a Hades

Sísifo con su astucia consiguió convencer a Hades, dios del inframundo, para que le dejara retornar al mundo de los vivos con el fin de vengarse de lo que había hecho su esposa.

Entonces, Hades le concedió su petición a cambio de que regresara pronto al inframundo. Sin embargo, Sísifo regresó a Corinto con la idea de quedarse allí por mucho tiempo y burló a los dioses permaneciendo en su ciudad hasta tener una edad avanzada.

El castigo de Sísifo

Pintura de Sísifo por von Stuck
Franz von Stuck: Sisyphus. 1920. Pintura. 103 cm x 89 cm. Galerie Ritthaler (Múnich)

Los dioses devolvieron a Sísifo al inframundo y le condenaron a un cruel castigo: arrastrar una enorme roca desde el suelo hasta la cima de una montaña. Cuando estaba a punto de llegar, la piedra siempre descendía, haciendo que Sísifo tuviera que repetir el proceso una y otra vez.

Interpretaciones del mito de Sísifo

Sísifo como símbolo de la condición humana

Albert Camus en el ensayo filosófico El mito de Sísifo (1942) interpretó la experiencia de este personaje de la mitología griega como metáfora de la condición humana, la cual está determinada por el absurdo. En esta obra el autor cuestiona el sentido de la vida y el tema del suicidio.

En ella, la pena que cumple Sísifo es comparada con la búsqueda del sentido de la vida que lleva a cabo el ser humano en un mundo indiferente y carente de significado.
El autor no interpreta al personaje desesperado por su castigo, que lo lleva a cumplir una y otra vez la misma rutina. Lo ve como un hombre que ha aceptado su destino, su condición absurda.
Para Camus, las experiencias vitales son absurdas y repetitivas. En cambio, adquieren el valor y el sentido que nosotros le damos cuando las hacemos propias.

Una alegoría de la lucha por el poder

Antes de Camus, hubo otra lectura del mito. El poeta y filósofo romano Lucrecio interpretó en el siglo I a.C. la experiencia de Sísifo en su obra De la naturaleza de las cosas como un símil de aquellos políticos que quieren alcanzar el poder a toda costa.

En este caso, el filósofo romano compara a Sísifo con los gobernantes para aludir a la soberbia y la ambición de los mismos para ponerse al mando del pueblo:

También en la vida hay un Sísifo ante nuestros ojos, que pretende del pueblo las fasces y las salvajes hachas y siempre retrocede, vencido y triste.

La piedra que rueda este personaje mitológico es por tanto el poder que quieren alcanzar los políticos. Al igual que en el mito, esta acción de subir la roca a la cima (o llegar al poder) es en vano, ya que no podrán con el peso del sistema.

Representaciones en el arte y literatura

Sísifo por Tziano
Tiziano: Sisyphus. 1548-1549. Óleo sobre lienzo. 237 cm x 216 cm. Museo del Prado (Madrid).

En el siglo XVI Tiziano plasmó el castigo de Sísifo en una obra que realizó por encargo de la reina Margarita de Hungría.

En ella representó, gracias al resplandor de luz que incide sobre la figura, el estado de abatimiento de Sísifo mientras sube por la pendiente. También el esfuerzo que ejerce para cumplir su penitencia puede verse en la caracterizada musculatura.


En la literatura, el autor Gutierre de Cetina escribió un poema titulado De la pena de Sísifo se cuenta, donde equipara la penitencia de Sísifo con la pena que siente su alma a causa del amor. Se puede apreciar en los siguientes versos:

Subido a la alta cima, antes que sienta
descanso alguno, el desear le engaña,
y soltando la carga que le daña,
de nuevo torna a la pasada afrenta.

Así, sube, señora, el alma mía
por ásperos caminos desusados
a la cumbre de la alta fantasía.

En el siglo XIX, el poeta francés Charles Baudelaire empleó la experiencia de Sísifo en su poema La mala suerte, de su obra Las flores del mal. La valentía de Sísifo es inigualable para el artista, es visto como un héroe.

¡Para levantar un peso tan abrumador,
Sísifo, sería menester tu coraje!
Por más que se ponga amor en la obra,
El Arte es largo y el Tiempo es corto.

Referencias

  • Belmonte, M., & Burgueno, M. (2003). Diccionario de mitologia / Mythology Dictionary: Dioses, Heroes, Mitos Y Leyendas. LIBSA.
  • Hard, R. (2008). El gran libro de la mitología griega. La Esfera de los Libros.
  • Martin, R. (2003). Mitologia Griega Y Romana: Diccionario Espasa. S.L.U. ESPASA LIBROS.
Marián Ortiz
Marián Ortiz
Graduada en Comunicación Audiovisual (2016) por la Universidad de Granada, con máster en Guion, Narrativa y Creatividad Audiovisual (2017) de la Universidad de Sevilla.