Teatro Colón de Buenos Aires


Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Licenciada en Artes y magíster en Literatura Comparada

El Teatro Colón de Buenos Aires está considerado como uno de los cinco mejores teatros de ópera del mundo. Esto se debe a dos elementos fundamentales: su excelente diseño acústico y su elevado nivel arquitectónico.

Este lugar fue pensando originalmente como un teatro exclusivo para la ópera, aunque hoy también se exhiben conciertos sinfónicos y danza clásica. 

Como institución, el teatro había funcionado en otra sede en la Plaza de Mayo desde 1857, hasta que se trasladó a su sede actual, inaugurada el 25 de mayo de 1908, tras 20 años de construcción. 

Descubramos  cuáles son las características que hacen de este teatro uno de los mejores del mundo.

Características del Teatro Colón

fachada y ubicacionRepresenta el impulso modernizador de Argentina 

Antes de su sede actual, el Teatro Colón estaba ubicado en la plaza de Mayo, donde permaneció entre los años 1857 y 1888. 

Hacia finales del siglo XIX Argentina vivía una transformación fundamental que determinaría su evolución histórica. En efecto, desde 1880, el gobierno argentino procuraba la modernización del país a través del diseño de un nuevo modelo agroexportador. 

Esto provocó una ola migratoria exponencial que atrajo, sobre todo, a italianos y españoles, quienes terminaron por convertirse en un altísimo porcentaje de la clase media y en un mercado cautivo para la ópera, ya que este género era muy popular entre los europeos, particularmente los italianos.

Orientado fundamentalmente hacia la ópera, el Teatro Colón lucha por ponerse al corriente de los nuevos tiempos. Así, inician el proyecto para su nueva sede, más grande y ambiciosa, que representará este espíritu modernizador.  

Expresa una voluntad universalista 

La reconfiguración social de Argentina le hacía aspirar a los valores "universales" de la cultura como parte activa. Para finales del siglo XIX y principios del XX, la cultura occidental se había impuesto como un modelo universal, y aunque ya América se había independizado casi en su totalidad, la mayor parte de las naciones aspiraban a incorporarse a ese modelo cultural. 

El Teatro Colón busca salir a competir en la arena musical con los "grandes" de la tradición, y con ello pretende convertirse en un punto de referencia de la cultura "universal". 

Estilo arquitectónico determinado por el eclecticismo

Arquitectónicamente, el Teatro Colón se corresponde a la tendencia del eclecticismo propio del fin del siglo XIX y principios del siglo XX, en el que participaron los arquitectos Francesco Tamburini, Vittorio Meano y Jules Dormal. 

Se trata así de un edificio basado en el revisionismo histórico propio de la arquitectura de la modernidad europea, que aún no había logrado consolidar un estilo original que expresara los tiempos modernos. 

Este tipo de abordajes fue muy bien recibido en América Latina, que se esforzaba por imitar los modelos europeos en medio de su crecimiento vertiginoso. Así, de acuerdo con Carolina Piola, guía del teatro, este edificio se convierte es una suerte de "resumen" de la historia estética europea.

Por esa razón, en este edificio pueden observarse rasgos característicos del renacimiento italiano, así como de la arquitectura alemana y francesa. 

Fachada del edificio

Fachada del Teatro Colón de Buenos Aires
Fachada del Teatro Colón de Buenos Aires. 

El Teatro Colón ocupa un área de 63.408 m2. La fachada del edificio está dividida en tres franjas horizontales: la inferior o base, que tiene 8,50 metros de altura; la del medio, que tiene 9,20 metros, y la superior, que tiene 5,50 metros. Remata el edificio con un techo a dos aguas.

cortes a y b
Cortes A y B. Se observan los cortes longitudinal y transversal del edificio del Teatro Colón.
Material disponible en la Biblioteca Landivariana - Universidad Rafael Landívar.

Como evocación del renacimiento italiano se pueden ver columnas con capiteles jónicos y corintios, basamentos simples y tratamiento de los vanos con arcos, molduras y arquitrabes.

Interior del teatro

Sala principal del Teatro Colón de Buenos Aires
Sala principal del Teatro Colón de Buenos Aires. 

El proyecto inicial de Tamburini sigue la estructura del teatro clásico italiano, por lo que concibe la sala principal en forma de herradura, con un escenario de 48 metros de alto. Este diseño permite una adecuada visualización desde cualquier punto del teatro. Además, la sala tiene un aforo aproximado de 2.500 personas sentadas y 500 de pie.

Será Dormal quien le dé el estilo francés a los balcones superiores. También las dimensiones de espacios como los vestíbulos y halls están basados en modelos franceses. 

Cúpula del teatro

Cúpula
Cúpula del Teatro Colón, pintada por Raúl Soldi. 

El espacio de la sala principal es coronado por una cúpula, cuyo reverso está pintado al fresco gracias al trabajo del artista Raúl Soldi. Antes de que este pintor interviniera la cúpula, esta había sido pintada por Marcel Jambon, pero los problemas de humedad destruyeron su obra. 

Sobre una superficie de 318 metros cuadrados, Soldi representa una alegoría a las artes escénico-musicales en una composición de 51 figuras. Entre ellas se pueden ver personajes teatrales, cantantes de ópera, músicos, bailarines y hasta instrumentos. 

Las figuras fueron pintadas sobre tela y, posteriormente, Soldi se encargó de montarlas en el techo ayudado con un sistema de andamiajes. 

La cúpula tiene en su punto central una lámpara en araña, forjada en Francia a finales del siglo XIX. Esta araña está hecha en bronce bruñido y tiene un diámetro de siete metros. 

Tiene el mejor diseño acústico del mundo para ópera

Plano
Plano del piso 1. Plano de la sala principal. 
Material disponible en la Biblioteca Landivariana - Universidad Rafael Landívar.

Uno de los aspectos más importantes del teatro es la acústica, la cual se consideraba perfecta para el canto lírico. Las razones para que se dé este fenómeno derivan de los siguiente factores:

  • la forma de herradura de la sala que distribuye el sonido; 
  • los materiales utilizados: los tres primeros niveles están cargados con tela y madera para absorber el sonido; los cuatro niveles superiores tienen materiales duros, como el mármol, para crear reverberación. 

Así, el Teatro Colón obtiene una ventaja competitiva para convertirse, efectivamente, en un centro de referencia del circuito de la ópera a nivel internacional. 

Alberga talleres para producción de espectáculos 

Subsuelo
Subsuelo del Teatro Colón de Buenos Aires. Se observan áreas de servicios, talleres, salas de máquinas y otros. Material disponible en la Biblioteca Landivariana - Universidad Rafael Landívar.

El Teatro Colón fue pensado como un proyecto de grandes dimensiones que no solamente garantizara una buena experiencia al público en términos de acústica y visual, sino que diera respuesta a todas las necesidades de producción de un espectáculo operático, el cual, por sus características, es multidisciplinario. 

En el subsuelo del teatro existen diversos talleres para la fabricación de vestuarios y escenografías, tales como carpintería, zapatería, utilería, tapicería, maquinaria, maquillaje, peluquería, fotografía, escultura, etc. 

Historia del Teatro Colón 

Inicialmente, el diseño del Teatro Colón fue encargado al arquitecto italiano Francesco Tamburini (1846-1891), quien desde 1884 cumplía funciones como director general de arquitectura de Argentina.

Aunque diseñó el proyecto, su temprana muerte le impidió iniciar la construcción, así que se contrata al arquitecto Vittorio Meano (1860-1904). Sin embargo, este también muere pocos años antes de concluir. La obra debe ser adaptada y concluida por  el arquitecto Jules Dormal (1846-1924). 

Tras casi veinte años de construcción, iniciada en el año 1889, el teatro abrió sus puertas el 24 de mayo de 1908. La agenda estuvo marcada por la representación de la ópera Aida, de Giuseppe Verdi. 

El teatro como institución alberga varias agrupaciones artísticas estables, cuya fundación se remonta a mediados de la década de 1920. 

Durante el peronismo, el Teatro Colón fue forzado a abrir su programación a la música popular. Una vez que la dictadura terminó, el teatro volvió a su propósito inicial. 

Desde su apertura, este teatro ha llegado a ser el escenario de importantes artistas internacionales como Richard Strauss, Igor Stravinsky, Camille Saint-Saëns, Manuel de Falla, Maria Callas, Plácido Domingo y a los argentinos Daniel Barenboim  y Astor Piazzolla. 

Datos curiosos del Teatro Colón 

  • Posee un telón de 700 kilos, el cual fue elaborado en 1936. Tiene un ancho de boca de 18,25 metros y una altura de boca de 19,25  metros. 
  • Los dos primeros arquitectos murieron exactamente a la edad de 44 años y antes de culminar la obra. Esto fue atribuido a una maldición, así que algunas personas querían demoler el edificio. 
  • Fue difícil conseguir un candidato de remplazo para el último arquitecto debido a las creencias supersticiosas. Dormal tenía a su favor el hecho de ser mayor de 44 años cuando comenzó. 
  • Raul Soldi no cobró honorarios por pintar la cúpula. 
  • El teatro realiza periódicamente un encuentro entre los directores y músicos que conocen la sala para evaluar el nivel de acústica del espacio. 
  • En el año 2010, el teatro recibió el primer lugar internacional en acústica para ópera. 
  • Este teatro está en el ranking de los mejores teatros de ópera del mundo, compartiendo fama con la Scala de Milán, la Ópera de París, la Ópera Estatal de Viena, la Royal Opera House de Londres y el Metropolitan Opera House de Nueva York.

Si quieres conocer con más detalles el interior del Teatro Colón, mira el siguiente video: 

Andrea Imaginario
Andrea Imaginario
Profesora universitaria, licenciada en Artes, mención Promoción Cultural (2000), con maestría en Literatura Comparada (2005), por la Universidad Central de Venezuela.